Calle Ancha

Alberto Ramos / Santana

San Sebastián

DESDE el primer momento en que comenzaron las tareas del Consorcio se planteó la cuestión de la recuperación del castillo de San Sebastián, aunque no quedó tan claro el acuerdo sobre su uso futuro. El 13 de diciembre pasado Mª Teresa Fernández de la Vega, como presidenta de la Comisión Nacional, anunció que San Sebastián, espacio de dominio público, se convertiría en un referente para el Bicentenario y para la ciudad de Cádiz, antes y después de 2012. Y el 31 de enero, en el acto de presentación del Consorcio en la Casa de América en Madrid -por cierto, un acto bien organizado-, Gaspar Zarrías, como presidente del Consorcio, realizó una interesante propuesta de uso de San Sebastián, que, con la instalación del denominado Memorial de las Libertades -que incluye un observatorio de la democracia y un centro de historia del constitucionalismo hispánico-, y su utilización como escenario para actividades del Bicentenario, incluyendo instalaciones museísticas y expositivas, de hostelería y ocio, convertirán al castillo caletero en un centro importante en la vida de la ciudad.

Cierto es que la sinrazón de algunos han obligado a abandonar el que debería ser centro neurálgico natural del Bicentenario de la Constitución de 1812, es decir, el Oratorio y los edificios anexos, pero la alternativa buscada es buena, y así parece demostrarlo el consenso logrado anta la propuesta de la Comisión Nacional y el Consorcio.

Consenso, y no deslealtades y contraprogramaciones, debería ser la actitud adoptada por todas las administraciones que deben trabajar coordinadamente para lograr el éxito final de la conmemoración, dejando de lado disputas políticas y la búsqueda de la foto electoralista, actitud que puede terminar cansando a la ciudadanía, cuatro años antes de la celebración del Bicentenario. Consenso debería existir también ante la posibilidad abierta de que el antiguo Casino Militar pase a manos del Consorcio, sea cual sea el uso que se le de después de 2012, ya sea manteniendo algún organismo heredado del Bicentenario, ya sea pasando a manos del municipio. Y consenso habría que reclamar a voces cuando se plantea la Casa de América en Cádiz, tanto si es plenamente autónoma, como si está federada con la de Madrid. Lo que no tiene sentido es que, tras el anuncio de que el Consorcio asume como propia la Casa de América para instalarla también en San Sebastián, el ayuntamiento plantee hacer una Casa de Iberoamérica, que, aunque la presenten como complementaria y diferente, parece un verdadero despropósito.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios