Editorial

Rusia busca dos nuevos Kosovos

RUSIA no va a detener su primera invasión desde la primera guerra de Afganistán en 1979, a pesar del plan de paz propuesto por la Unión Europea para Georgia y que ya ha sido aceptado por su presidente, Mijáil Saakashvili. A pesar de que fue Georgia quien comenzó los ataques contra el territorio de Osetia del Sur, una región integrada en el país caucásico de modo sólo formal, Rusia ha respondido con extrema dureza, ha bombardeado ciudades y ayer se adentró en territorio georgiano no osetio en dirección hasta la capital. Y es que Rusia ha aprovechado el ataque de Saakashvili, el aliado más importante de Estados Unidos en la región, para cambiar el mapa de Georgia. Durante las conversaciones que Rusia mantuvo para impedir la independencia de Kosovo de Serbia, ya advirtió que el ejemplo podría ser adoptado en el Cáucaso y en eso parece empeñado ahora el hombre fuerte del país, que sigue siendo Putin, aunque ahora sea presidente del Gobierno. Rusia también está apoyando militarmente a otra región secesionista, Abjasia, y sus tropas se dirigen hacia Senaki, una ciudad georgiana, situada cerca de las dos zonas en conflictos. Rusia debería cesar de modo inmediato sus ataques una vez que Georgia sí ha adoptado un alto el fuego, pero el Gobierno de Putin parece que quiere tomar posiciones en el país antes de negociar, de modo que pueda imponer las independencias de Abjasia y Osetia del Sur. Países como España advirtieron, en el caso de Kosovo, de los peligros de segregar estados consolidados por razones étnicas, pero en el Cáucaso Putin está dispuesto a imponer su realidad recurriendo a la invasión de un país soberano para favorecer a dos regiones secesionistas aliadas. La comunidad internacional apenas es capaz de limitar estas ambiciones. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no actúa porque Rusia es miembro con derecho a veto. EEUU necesita a Rusia en su crisis con Irán. Y sólo queda la Unión Europea, aunque sigue siendo un actor con escasa fuerza para detener el avance del gigante ruso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios