Responsabilidad política ante todo

EL Partido Popular (PP)ha roto el pacto de gobierno que ha mantenido en San Fernando durante casi cuatro años con el Partido Andalucista (PA) y que ha supuesto la alcaldía durante todo este tiempo para Manuel María de Bernardo. La cercanía de las próximas elecciones municipales, cuando falta un año para su celebración, y la necesidad del PP de ir presentando una alternativa diferente a su actual socio parecen estar en el origen de esta decisión, sorprendente por lo repentino. No obstante, la ruptura oficial se ha escenificado al exigir los populares al PA el relevo de la concejala de Hacienda y del propio alcalde por sus responsabilidades políticas en el escandaloso asunto de la desaparición de casi ocho millones de euros de la caja municipal. La respuesta consecuente de De Bernardo ha sido la destitución de todos los delegados municipales del PP. Resultaba extraño que un escándalo como el desfalco en las cuentas no hubiera tenido aún, más de un año después de estallar, ninguna consecuencia política. Igual de inusitado era el silencio, que podía parecer complicidad, de los socios de De Bernardo sobre este asunto. Quizá se podría haber esperado que la trascendencia del 2010 para la Isla, con los importantes actos de celebración del Bicentenario de las Cortes que debe albergar, hubiera servido para buscar un entendimiento o un aplazamiento de la ruptura, pero la política tiene otras razones, y está por ver de qué modo afectará esta crisis al que se preveía como un año de oportunidades para San Fernando. Lo seguro es que el ambiente en una ciudad que debería ser acogedora en los meses venideros no será igual con un Ayuntamiento dividido y por lo tanto más predispuesto a ser objeto de críticas y reproches, justificadas o no. Habrá que esperar que los objetivos y los intereses de la población no sufran menoscabo en la batalla partidista. En los próximos días, la Isla será más bien el escenario idóneo para toda la dramaturgia de la lucha política, la noble y la menos elevada. Las incógnitas que ahora se levantan para la población son muchas, y hay que hacer una llamada a la responsabilidad de todos los grupos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios