El PSOE en la oposición

Tiene la responsabilidad de ser una alternativa de gobierno desde la izquierda moderada y racional

En las elecciones municipales de 2015, el PSOE gaditano cosechó sus peores resultados. Sólo obtuvo cinco concejales. Sorprendió, porque después de 20 años en la oposición a Teófila desaprovecharon el desgaste de la alcaldesa, que perdió la mayoría absoluta. Un desconocido en la política, llamado Kichi por sus amigos, que había sido elegido candidato de Por Cádiz sí se Puede (Podemos) apenas unos meses antes, superó ampliamente al PSOE y se convirtió en el más votado de la izquierda. Tampoco IU (con su marca de Ganar Cádiz) aprovechó la collá, sino que se quedaron como los satélites segundones de Kichi. También sorprendió el varapalo del PSOE porque habían presentado una lista más técnica, cuya mayor referencia política era el portavoz Fran González.

Desde que los cinco votos del PSOE decidieron que el alcalde de Cádiz fuera el tal Kichi (después civilizado como José María González), el papel de este partido ha sido discutido, a derecha e izquierda. Para unas cosas ayudaban al alcalde que pusieron. Sin embargo, para otras se unían al PP y a Ciudadanos en la oposición. Por cierto, una oposición bastante confundida, incapaz de acuerdos sólidos, ni de buscar recambios.

En una entrevista corta, pero interesante, que le hizo Carlos Alarcón recientemente, en su programa de Radio Cádiz, insistía Fran González en que el PSOE está donde lo pusieron los gaditanos: en la oposición. No supo explicar del todo por qué unas veces ayudan al alcalde y otras no. Tampoco desveló si será el candidato en 2019. A las pocas semanas de ser nombrado portavoz, se decía en los círculos de enterados del PSOE que Fran era "un cadáver político". Pero ya escribí en su día que es como los gatos, y tiene siete vidas, y se sabe arrimar bien, y hay otros compañeros con más rostro pálido de cadáver político, y a ver quién se quiere comer ese caramelito envenenado en 2019.

El PSOE gaditano ha encontrado su hábitat natural en la oposición, desde que se fue Carlos Díaz de la Alcaldía. Pero no es lo mismo ser opositor de Teófila triunfante que serlo de Kichi en minoría. El PSOE gaditano ha demostrado que no sabe ejercer la oposición, se confunden y se pelean entre ellos. El PSOE gaditano tiene la responsabilidad de ser una alternativa de gobierno desde la izquierda moderada y racional, pero se le ha quedado demasiado grande, o será que no lo explican bien al votante.

El PSOE gaditano se lo debe tomar más en serio en 2018, pensando en 2019. Diferenciarse, esmerarse, ofrecer alternativas... A ver dónde los colocan la próxima vez.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios