¡Oh, Fabio!

Luis Sánchez-Moliní

lmolini@grupojoly.com

Noticias del CIS

La lectura del último libro del historiador Rafael Sánchez Mantero, El siglo de las revoluciones en España (Silex) hace que tropecemos con una perla. Durante la tramitación de la Constitución de 1845 se decidió ampliar las legislaturas de tres a cinco años para evitar un exceso de elecciones, ya que éstas, como se dijo en la época, "ponen en agitación las pasiones, encienden los odios de los partidos y distraen a las personas laboriosas de sus ocupaciones ordinarias". Las cosas no han cambiado mucho. Quizás por eso algunos quedaron sorprendidos y descolocados cuando Rajoy, al amparo del 155, convocó autonómicas en el Principado para el 21-D. ¿Intentar apagar un incendio con gasolina? El tiempo, sin embargo, le está dando la razón al de Pontevedra y la última encuesta del CIS, difundida el pasado lunes, sugiere un avance de los constitucionalistas y un estancamiento de los independentistas. En estos días, no dejamos de pensar en una enigmática frase que nos dijo un veterano miembro de la tribu periodística cuando el procés estaba en su punto de ebullición: "Ganará la partida el primero que convoque elecciones". Según esta profecía, la palma de la victoria le correspondería al bloque constitucional. Ya veremos.

A Rajoy hay que reconocerle que ha sacrificado definitivamente a su partido en Cataluña a cambio de una posible victoria del constitucionalismo. En este asunto nadie, ni los más mezquinos, podrán poner en duda que ha actuado como eso que llaman "un hombre de Estado". Como bien refleja el CIS, el PP catalán está derrotado y cautivo, y su líder, el sheriff Albiol, es el peor valorado por los catalanes (lo cual no deja de ser un honor si tenemos en cuenta que el más querido es Junqueras). La peor opción para los populares era unas elecciones en Cataluña, pero Rajoy optó por la responsabilidad. Dios se lo pague, porque el electorado no lo hará. Definitivamente, Ciudadanos se ha convertido en el referente del españolismo desacomplejado en Cataluña e Inés Arrimadas en su Jeannette.

La posible victoria de C's, sin embargo, quedará probablemente en amago y frustración porque el CIS deja claro también que Podemos-Colau tendrá la llave para forjar la mayoría de Gobierno. Los enterados en la cuestión nos susurran que Iglesias ya tiene cerrado un pacto con ERC. Que la cena en Villa Roures no fue un paripé. En ese caso, si lo soberanistas regresan a la Generalitat, volveremos a la casilla de salida. Habemus bucle. Como dejó claro Sánchez Ferlosio en una reciente entrevista: lo de Cataluña "es un coñazo". Peor que un empate a cero.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios