La Azotea

Joaquín Benítez

jbenitez@diariodecadiz.com

Muerte en San Blas

Son noticias que dan que pensar. Son titulares tristes que ocupan apenas una columnita en página par pero que, tras de sí, ocultan miserias del hombre. A la vez que se discute en los barrios bajos de la TV sobre si Chiquito, alguien que murió sólo, y a quien toda España le ha llorado, tenía mucho que repartir después de muerto, otro titular: "Hallan a un hombre muerto desde hace cuatro años cuando iban a desahuciarlo de su casa en Madrid". Cuatro años sin pagar la hipoteca y a nadie, ni a vecinos, ni a familiares ni a los propios operarios del banco se les ocurre darle una llamadita para preguntarle por su salud o por si se sentía más o menos solo. Este vecino del distrito madrileño de San Blas murió sin que nadie le echara ni de menos ni de más. Son botones de muestra de hipócritas comportamientos de quienes prefieren preocuparse más por las miserias de Madagascar que por las de nuestros convecinos. Tampoco es para tanto, hombre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios