Fue un 19 de marzo del año 2006 cuando se inauguró el pebetero del Monumento a las Cortes en la plaza de España. Al acto acudieron, junto a los concejales gaditanos, un buen número de miembros del Partido Popular. Entre ellos, Esperanza Aguirre, entonces presidenta de Madrid; Eduardo Zaplana, que era portavoz en el Congreso, y Jaume Matas, en ese momento al frente de la comunidad balear. Invitados de lujo, sin duda. Aquel día ardió por primera vez un pebetero que nació para mantener viva la llama de aquel Cádiz liberal, que no absolutista, donde nació la primera Constitución española. Y así surgió el fuego, junto a algunos políticos que, ahora lo sabemos bien, jugaron con fuego y se quemaron. Aquel acto, aquella foto, cobra actualidad, como otros cobraron de más entonces, porque inauguraron un pebetero que, se dijo, era a prueba de vándalos. Pura ironía la de la época.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios