La AZOTEA de

José Antonio / López / Jalopez@ Diariodecadiz.com

Fecha de caducidad

Siempre he tenido al Rey de Oros como una referencia, tanto para jugar a la brisca, porque cuatro puntos son cuatro puntos, como para completar ensaladas y montaditos de caballas. Pero la más certera referencia ha sido, desde pequeño, la fecha de caducidad de las conservas barbateñas. Podíamos estar en 1978, que la lata ya marcaba la década de los 80. Allá que me imaginaba yo con cuatro o cinco años más de los que tenía: estudiando lo que todavía no sabía que iba a estudiar o amando a quien aún no había conocido. Igual les pasa ahora a los gaditanos, que tienen marcado 2012 como la fecha de caducidad de sueños y proyectos que les obligan a imaginar cómo será entonces la ciudad, con más espacios verdes, monumentos de referencia, un nuevo puente sobre la Bahía, un faro emblemático, hoteles con estrellas de otra galaxia o un casco histórico rehabilitado. Esperemos que la caducidad no pudra este Cádiz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios