Estación verano

David / Almorza

Fauna de verano

EL verano comienza oficialmente cuando en los bares cuelgan el cartel de "Hay Caracoles", y es curioso cómo el caracol, con esa fama de ser un animal lento, es el primero que llega cada año a la convocatoria veraniega. Hay que decir también que es el primero que se va, cuando desaparece de la carta del bar y antes de que el verano concluya. Por eso el caracol es un animal terrestre característico de la fauna de verano. Además hay otros animales de mar y de aire que hacen su aparición en esta época.

El mosquito es uno de ellos, en sus dos variedades: los que sólo pican y los que hacen un ruido molesto característico. Se trata de un animal irrespetuoso que perturba el descanso y atenta contra algo tan sagrado como la siesta. Entre estas dos variedades de mosquito Neruda, en un poema escrito antes de su canción desesperada, elegía al que sólo pica y no hace ruido cuando dice "Me gusta cuando callas porque estás como ausente".

Entre la fauna marina se destaca en verano a la medusa, aunque este año se ha visto poco en nuestras playas (bueno, verse casi nunca se ve, pero su picadura hace sentir su presencia). Quizás con el cambio climático se hayan trasladado a otras zonas.

En alguna playa de Cádiz se puede ver también un pez que no está en el agua y que aparece sólo en verano para delicia de los niños: la ballena azul. Y hablando de fauna marina de verano, hay que mencionar al atún de almadraba y a la sardina chiringuitera, que constituyen ambos una fauna exquisita que me hace recordar al jamón de verano. De acuerdo, el jamón de verano no es exactamente un animal, y no es exclusivo del verano, pero a ciertas horas viene bien una tapa para matar el gusanillo (vaya, otro animal de verano).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios