La Azotea

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

Espiritual

He visto a una mujer llorando delante de una imagen pidiendo para que su marido vuelva pronto a su lado porque se encuentra privado de libertad. También he podido ver a tipos como trinquetes que se derrumban cuando un familiar les manda un mensaje poco antes de meterse debajo de un paso a hacer su particular estación de penitencia. He visto a gente que encuentra consuelo material y espiritual en las cofradías sin que nadie se entere. En un momento en el que los detractores tratan de poner el dedo en la llaga en las luchas internas en las hermandades, en la ocupación de la vía pública que supone la Semana Santa o en las broncas por la no salida de una cofradía para tratar de denigrarlas, hay mucha gente que sigue teniendo una vivencia intensa personal cada año, bien sea como penitente, como público o como cargador. Algo bueno debe tener, pese a que algunos no quieran verlo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios