Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Epístola moral a Carles

España contiene el aliento ante la carta que presumiblemente va a recibir hoy Mariano Rajoy

En España solo Mariano Rajoy e Ignacio Casas mandan cartas. De hecho en Cádiz ya no quedan ni buzones, si exceptuamos los dos leones de Correos, más decorativos que otra cosa. El guasap, el Telegram, el sms, skype y el mail han eliminado la correspondencia tradicional. Ya nadie espera en el balcón la llegada de la carta enviada por el amor de su vida, una lágrima no puede emborronar un mail, que dijo Saramago. Date prisa cartero que esta carta es para el soldado que yo más quiero, que ponían antes las novias cuando escribían al que estaba en la mili , que también ha desaparecido. Ahora apenas te escribe el banco, Eléctrica de Cádiz, Aguas de Cádiz y la recaudación de tributos, sean municipales o de la Agencia Tributaria. Se ha perdido el romanticismo de la correspondencia. Ahora leemos "Las amistades peligrosas" de Choderlos de Laclòs como si fuera el Pleistoceno, "Pantaleón y las visitadoras" de Vargas Llosa como una extravagancia y todo así. Nadie te escribe, solo queda en la literatura lo que significaron las cartas. Lo más parecido que sobrevive es ese invento del burofax. Correos es una agencia de mensajería más, como Unipost, los que iban a mandar las citaciones para los centros de votación en el mamarracho del 1 de octubre . Les pilló la Guardia Civil, que al final son tan modernos como cualquiera salvo cuando se ponen tricornio, como se puede leer en las novelas de Lorenzo Silva. Tienen hasta un diputado por la provincia de Cádiz.

El caso es que España contiene el aliento ante la carta que presumiblemente va a recibir hoy Mariano Rajoy del presidente de la Generalidad en la que le va a hacer un análisis textual de lo que se dijo en el Parlamento de Cataluña el pasado martes. Que si sí, que si no. Unos me dicen hazlo, otros que no lo haga, y al final yo hago lo que a mí me da la gana. La Unión Europea pendiente de qué es lo que quiso decir Puigdemont cuyo abuelo se hizo carne y habitó entre nosotros cuando los españoles se movían por España sin fueros ni barreras. Igual Puigdemont envía un enlace de youtube con la intervención del martes, incluido el momento en el que cantan tot el camp es un clam o "primero que sí y después que no, luego a lo mejor y después verás. Este año tampoco me como ná" que sustituyó a la declaración, que tampoco yo me aclaro . Pendientes del cartero, del motorista de MRW, o del ciclista de Deliveroo que trae el sushi para el almuerzo. Un lío . Con lo fácil que es mandar a la gente a por tabaco en vivo y en directo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios