Calle real

Enrique / Montiel

Enigma

La Isla, dentro de la provincia, dentro de Andalucía, dentro de España ¿es un enigma dentro de un misterio? ¿Una muñeca rusa? Reconozcamos que nuestro peso específico es cortito, cortitoý Ni siquiera la cercanía del bicentenario del 24 de septiembre de 1810 nos pone en una órbita, no sé, más vibrante. Ahí estamos, en definitiva. Quiero decir que si hemos tenido que pelear, y mucho, para que San Fernando fuera una parada en el recorrido de cercanías de RENFE (ahora se llama de otro modo, por cierto), y no esa cosa de Bahía Sur (para Chiclana La Isla ha pasado de ser "de La Isla , ni el viento" a esta cosa de "el Bahía", imaginemos), pues apaga y vamos. ¿Tengo razón? Si alguna tengo, alcalde, haz algo; Pedemonte, haz algo. López Gil tiene otras prioridades, como por ejemplo llevar a nuestro ánimo que si somos lo que somos es porque votamos como votamos, que si votáramos de otro modo (¿como Jerez?), La Isla estaría entre los grandes expresos europeos. De cualquier modo, ahora, en estos 15 días, o menos, que faltan para el 9 de marzo, todo es una locura. Vamos, como dice un amigo: entre el prometer y el meter hay un abismo. O sea, primero meter y luego, ahý Es como lo del cumplimento, que una cosas es cumplir y otra mentar. O mentir. Ah, el rico idioma de los españoles, querido alcalde, lo que tú y yo hablamos, eso que para no llamar español los nacionalistas llamáis castellano y lo impusisteis en la Constitucióný Un enigma dentro de un misterio no es el desánimo, el fatalismo de muchos isleños que te paran por la calle y te dicen. ¿Me lo invento? De verdad que no, no me invento nada porque en La Isla la realidad supera a la ficción. Y lo que se avecinaý El horizonte, esta ficción del 9 de marzo, más allá de la fiesta de la democracia que es, la invitación a que llenemos las urnas con nuestros deseos, no va a ser la frontera entre el desánimo y la desesperanza. Va a ser una fecha señalaíta entre Santiago y Santa Ana, como la seguiriya. Porque lo que salga tendrá una incidencia definitiva en nuestras vidas de ciudadanos de esta ciudad apocada, desorienta, esquiva y medrosa. Un enigma dentro de un misterio, una muñeca rusa. Y dentro nada entre dos panes. Como la respuesta que me dio ayer un amigo al que pregunté que cómo estaba. "¿Comparado con quién?". De esto se trata, de esto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios