La corredera

Crónica de crónicas

Corrida de toros, Jerez. Tendido cuatro. Me tocó entre los cronistas taurinos, todos en dos filas, cantidad, cada uno tomando apuntes sobre la lidia. Tras ellos, imposible no ver ni oír sus apuntes y comentarios. Uno, sobre un folio cuadriculado, seis partes, cada una para un toro y un torero con signos y claves, como un jeroglífico egipcio. Otro en un pequeño cuaderno a toda pasta toma notas y notas. Escribe otro con letra liliputiense. Otro con ordenador portátil, escribe con tres dedos y sin mirar, va dejando ya escrita su crónica. Y de toro en toro, móvil y sucinta cuenta a redacción..." una oreja, regular faena, toro colorao y mocho" " bronca del respetable a la presidenta" " magnífico, buen toro negro zaino, dos orejas"...

Tres maestros de oro, sólo uno de nazareno. En el ruedo el Juli, gran torero y con clase, el Fundi acróbata se jarta de toro pegado al Sol y Cayetano elegante, buena figura y aburrido, ni siquiera brinda. Mas de media entrada, Curro en el callejón ¡ qué pena! debajo de la duquesa de Alba en barrera, a puñados los fotógrafos sobre ella.

Dos cronistas no paran de charlotear, bla, bla, bla, mezclando toros y política. Uno pone a los Gordon y Cameron españoles de chupa de dómine y alguien le chichea, a lo que el taurino grita mas ¡ le van a dar un aviso! pienso yo. Entre ellos, los colegas se saludan, se abrazan, se intercambian i-mail. A mi lado, uno ni coge notas, se lo sabe todo. Tomamos confianza y me lo va diciendo " fíjese como ahora hay tres planos, torero, vacio y muleta. Y con el Juli, no." Y otra " no salpica, no transmite, mas de lo mismo" O bien " está todavía verde" Los cronistas siguen con lo suyo. El que chinchaba, mas viejo, en el último toro y a mitad de su lidia, se va, ya adivina la historia. Y así fue...cuatro pases destemplados y varios pinchazos. Él, como en las películas, se va para ser el primero, para dar la noticia. Al día siguiente leí las crónicas en cinco periódicos. Acertaron todos... Juli, el mejor. El viejo cuento de los sobres, es mentira.

A la salida de la plaza, infinidad de niñas " ataviadas a la andaluza" esperando salgan los toreros y Cayetano. La vida sigue y la crisis y los toros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios