Congresos recuperados

El Palacio de Congresos de Cádiz, con el discurrir de los años, ha sido el barómetro de la crisis económica

Una de las principales aportaciones de las últimas décadas es el Palacio de Congresos de Cádiz. ¿Se imaginan que no existiera? Sería un problema, no sólo por la falta de espacio para los congresos, sino porque es un recinto multiusos: para conciertos de música clásica, para Carnaval, para foros, para galas, para espectáculos y eventos. Los palacios de congresos no llueven del cielo. Este lo empezaron a construir a final de los 80, en una buena iniciativa de Carlos Díaz para rehabilitar la antigua Fábrica de Tabacos. Si bien, tras vicisitudes y retrasos, no fue inaugurado hasta 1997, cuando ya era alcaldesa Teófila Martínez, que cortó la cinta junto al entonces príncipe Felipe. El Palacio de Congresos, con el discurrir de los años, ha sido el barómetro de la crisis económica.

El director gerente del Palacio de Congresos, Carlos García Espinosa, ha estado desde el principio. Empezó en el Ayuntamiento con Carlos Díaz, siguió con Teófila Martínez y ha continuado con José María González. Ha sido, por tanto, el ejecutivo perfecto. El Palacio alcanzó momentos esplendorosos en los años de oro de la burbuja. Aquello sí que era una burbuja, Martín Vila. Proliferaban los congresos de todos los sectores: médicos, farmacéuticos, abogados, economistas, inmobiliarios… El salón de actos (que es la segunda sala escénica más grande de Cádiz, tras el Teatro Falla) estaba a tope. Las salas de congresos, congresitos y congresillos se llenaban, incluso a la vez.

La mayor fama llegó con la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica, celebrada en Cádiz en noviembre de 2012, presidida por el rey Juan Carlos. Ambos reyes, tanto el emérito como Felipe VI, han acudido en diversas ocasiones al Palacio de Congresos. Después llegó el periodo post Bicentenario, con los años del recorte.

Ahora es más difícil llenarlo. De vez en cuando, hay eventos como el I Congreso de la Abogacía Gaditana, que ha organizado el Colegio de Abogados presidido por Pascual Valiente. O la sexta convención del sector inmobiliario, recientemente organizada por la GICA, la asociación de gestores inmobiliarios de la provincia de Cádiz, en la que participaron más de 500 personas.

Sobre todo interesa recuperar los grandes congresos, con visitantes que se alojen en Cádiz durante dos o tres días. Esos son los congresos de cinco estrellas, que desgraciadamente no abundan en estos tiempos. Ni tampoco hay hoteles de cinco estrellas para alojar al personal, a pesar de la presunta burbuja, por lo que no llegan a Cádiz. En esto la competencia es muy dura.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios