LÍNEA DE FONDO

Melchor / Mateo / Mmateo@diariodecadiz.com

Capello, el apestado

Al italiano se le recuerda nada más que por el mal fútbol, cuando fue el que devolvió el carácter ganador

EL Real Madrid de la excelencia. Ese es el objetivo que se planteaba Ramón Calderón a principios de temporada para su Real Madrid de Bernd Schuster después de haber pasado el periodo de las cavernas con Fabio Capello. Al italiano se le recuerda casi como un apestado que hacía que su equipo maltratara el balón.

Capello no es el prototipo de la belleza futbolística, pero con él se está cometiendo una gran injusticia. El Real Madrid, antes de que llegara Capello, venía de una travesía en el desierto de los fracasos con tres años sin levantar una sola copa. El tema de los galácticos se había desinflado y el equipo blanco estaba devaluado hasta el punto de que sus rivales le habían perdido el respeto. A ello ayudó el mejor Barcelona desde que Cruyff saliera del eterno enemigo.

A Capello hay que juzgarlo desde el momento en el que llega a la entidad blanca con un equipo con sequía de triunfos y se fue con un título de Liga bajo el brazo y con una plantilla que volvía creer en ella misma y que se sentía ganadora. Ahí está el quid de la cuestión. El legado que el italiano ha dejado en el Real Madrid, más allá del título de Liga, es el de un equipo competitivo que sabe lo que es ganar. Schuster ni más ni menos que está sabiendo sacarle brillo al diamante.

Por ello, muchos de los aficionados blancos y los medios de comunicación nacionales son injustos cuando hablan de Capello como si fuera una persona que trajo una plaga de horror al Bernabéu. El actual seleccionador italiano no fue ni más ni menos que el que enseñó de nuevo la senda del triunfo a los jugadores, a pesar de que estuvo casi en la calle.

El fútbol muchas veces es ingrato y cuando ahora se disfruta con grandes goleadas, parece que eso ha sido lo habitual durante los últimos años, cuando nada más que hay que recordar los continuos vaivenes a nivel deportivo e institucional desde la época final de Florentino al inicio de Calderón.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios