La Azotea

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

También es Cádiz

Marchena era un anciano que a los niños de la época nos daba pánico porque cuando se le decía aquello famoso de "¡Marchena picuito¡" se ponía agresivo. El Cádiz heredero de la Constitución de 1812, de la Casa de la Contratación y el boato, de cualquier tiempo pasado mejor, tiene su propia intrahistoria con personas como Marchena, el Cuco, el Troi, la Gaviria, Pantoja y sus insultos, el histórico Matías Prats radiando los partidos de fútbol con un transistor imaginario en la oreja, Saturnino y sus reflexiones sesudas en las paredes y, por supuesto, la más famosa de todas, la Uchi con su bicicleta y el chandal del Barcelona diciéndole cosas subidas de tono a todo uniformado que se le cruzara. No es el otro Cádiz sino que eso también es Cádiz. Ayer no se hablaba de otra cosa en la ciudad que no fuera la muerte de la Uchi. Muchos que se creen más listos jamás conseguirán eso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios