Editorial

Cádiz necesita más rapidez

LAS infraestructuras han sido un objetivo primordial de la provincia de Cádiz en los últimos años. El déficit existente era tan grave que ha condicionado el desarrollo. Si estamos situados en un extremo de Europa y resulta difícil llegar, es lógico que las grandes empresas se lo piensen mucho a la hora de invertir y que al final busquen otros destinos. En la última década, los gobiernos centrales del PP y el PSOE y la Junta de Andalucía han tomado conciencia de la gravedad de la situación y planificaron importantes inversiones. En los últimos cuatro años se han empezado a ver frutos, sobre todo en lo referente a autovías, con la inauguración de 150 kilómetros y la terminación de una obra fundamental, la A-381 Jerez-Los Barrios, que permitía una salida más rápida hacia Sevilla y Madrid desde el Campo de Gibraltar, a la vez que abría nuevas perspectivas económicas para zonas mal comunicadas de la provincia, como Benalup, Alcalá de los Gazules y Medina Sidonia, entre otras. La autovía A382 Jerez-Arcos y la A40 Jerez-Chipiona, así como el desdoble entre Puerto Real y Cádiz, próximo a inaugurarse, son otros ejemplos positivos de mejoría para el tráfico. Sin embargo, este ritmo de obras es insuficiente. En la provincia siguen pendientes obras públicas imprescindibles, que en algunos casos ni siquiera serán inauguradas por el Gobierno que salga de las urnas el 9-M, según las previsiones actuales. Entre ellas están el segundo puente de la Bahía y la línea de Alta Velocidad entre Sevilla y Cádiz, que acumulan varios años de retraso, y que impiden un acceso más rápido a la capital gaditana y a la zona industrial de la Bahía. La lentitud en las obras del AVE perjudica claramente a Cádiz. Se complica con la inexistencia de un tren entre la Bahía de Cádiz y la de Algeciras, que impide la vertebración de la provincia, al separar al Campo de Gibraltar, que ahora tiene mejores conexiones con Málaga que con Cádiz, pues también se ha retrasado la terminación de la autovía Vejer-Algeciras. Los políticos van a remolque de la realidad, así que el próximo Gobierno tiene la obligación de ser más diligente con esta provincia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios