Calle real

Enrique / Montiel

Bahía Sur quiere más

RENOVARSE o morir. También: lo que no sube, baja. Y Bahía Sur quiere crecer, renovarse, seguir viviendo. El complejo deportivo-comercial (como gustó entonces llamar a lo que hacía Parques Urbanos) desea expandirse, para afrontar nuevos retos, sin duda. Y, o lo hace por los polvorines de Fadricas, en donde está sentado Fernando López Gil como el que se sienta en la puerta de su casa para ver pasar el cadáver de su peor enemigo; o lo hace por el Club La Salina, al que ya le alquilaron un pedazo grande. Hasta ahí, nada que objetar. La sociedad propietaria del Club La Salina, y el propio Club, se han sentado a dialogar con la gente de Rodamco (así se llaman ahora los dueños del complejo deportivo-comercial). Como no hemos estado en las reuniones sólo sabemos lo que nos han contado y lo que se dijo en las asambleas de socios del Club y de la Sociedad. O sea, que es verdad que Bahía Sur está interesada en ampliarse por el Club La Salina y que los representantes del Club, en principio, no están de acuerdo con las condiciones ofrecidas. Fin de la historia.

Las negociaciones entre entidades anónimas, o privadas, son de naturaleza discreta. De tal modo que el momento de hacer público los preacuerdos llega cuando estos existen. Las conversaciones, las propuestas y contrapropuestas, las ofertas y contraofertas, son parte del mecanismo. Y los argumentos que emplean unos y otros, también. Dicho esto, algunos están hablando de más puestos de trabajo si se amplía Bahía Sur. ¿Por el Club La Salina o por Los Polvorines? Mal argumento, sin duda. Porque una empresa privada no es el Estado ni los empleados lo son a perpetuidad, como no lo son las empresas ni los empresarios que inviertan en ello.

Siempre recuerdo una cosa que me enseñó el Prof. Olivencia, gran maestro del Derecho Mercantil. Es algo tan elemental, tan sencillo, que no comprendo como hay gente que lo desconoce, o lo ignora: "Un buen negocio siempre es negocio de dos partes. Negocio de una parte, o de una vez, no es negocio". Seguro estoy que Bahía Sur lo sabe, aunque no haya encontrado todavía la fórmula para seducir a La Salina. No es exclusivamente un tema de euros, de millones de euros, sino de dar satisfacción completa a la sociedad, a los socios, a los accionistas del Club La Salina. ¿Cómo? Seguro que hay fórmulas, seguro...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios