Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Ascensores y políticos

Somos muy malos y no comprendemos la grandeza de Cavada, se trataba de un empeño hercúleo

"La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados" dejó establecido Groucho. La alcaldesa de San Fernando lo aplica a rajatabla. Convoca a los medios para hacerse la foto en un ascensor y luego se molesta porque lo publican. Esto de la política es igual en todos sitios y con todos los partidos, da lo mismo si la que fuera alcaldesa de Puerto Real inaugurase una marquesina, si en Rota inauguraron una rotonda o en Cádiz un semáforo. El caso es aparentar.

Cavada tiene, por si fuera poco, en su socio de gobierno al ejemplo evidente de aquel que solo vive para las fotos. Se dice en San Fernando que cuando alguien entra en un photomaton la máquina pregunta "la quiere solo o con Fran Romero", concejal andalucista de no se sabe qué organización que se mueve por La Isla acompañado por una corte de aduladores pagados con dinero público cuya única función consiste en sacarle fotos al preclaro líder. Como las elecciones municipales están próximas Patricia Cavada ha copiado la costumbre de su socio de gobierno con el añadido de los malos modos cuando alguien le afea que se moleste porque los medios han sacado la información para la que fueron convocados: la inauguración de un ascensor con el delegado de Fomento de la Junta de Andalucía. Somos muy malos y no comprendemos la grandeza de Cavada, se trataba de un empeño hercúleo que precisaba de toda una corte de corifeos y turiferarios a mayor gloria de la Gran Lideresa Cañaílla, siempre preocupada por sus vecinos, siempre tolerante, dispuesta recibir críticas con una sonrisa, desvelada por el interés general, heredera de Pablo Iglesias y su lucha por los desfavorecidos, diligente gestora. Si alguien le dirige una crítica responde con una sonrisa. Faltaría más. Para eso estamos en democracia, para que los ciudadanos puedan opinar .

Toda esta secuencia me recuerda a Woody Allen en la escena del ascensor de "Misterioso asesinato en Manhattan": claustrofia y un cadáver, el colmo del neurótico.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios