Ser o no ser

José guerrero 'yuyu'

Ni rayos, ni tormentas

Queda un tramo final donde hay que tener la cabeza fría y los cinco sentidos en cada partido

Suma y sigue. El empate del Cádiz ante el Huesca se puede dar no solo ya por bueno, sino por muy bueno. Un punto que permite seguir en la pelea por todo sin que se distancien aún más los rivales directos. Sumar otro punto hoy en Vallecas también se podría considerar oro molido. Y si se sacan los tres, ya ni le cuento. Firmar un empate hoy ante el Rayo no es pecar de inconformistas. Se mantendrían (como mínimo) las distancias con el Rayo, y dos puntos frente a treinta que quedarían por disputar no son nada. Los números lo dicen todo. Analizaban los compañeros de Diario de Cádiz las jornadas que quedan y nos encontramos que en las últimas diez jornadas habrá, nada más y nada menos, que 31 enfrentamientos entre rivales directos, lo que viene a decir que aquí se va a quitar puntos hasta el Tato.

El equipo de Cervera tiene uno de los calendarios más complicados, cierto, pero eso es un arma de doble filo. Si lo aprovechas mal te van a pasar por encima muchos equipos, pero si consigues buenos resultados en esos encuentros te catapultas hacia arriba. Y precisamente hacia arriba es donde debe mirar el Cádiz. Especular con los puntos en una liga donde hasta el decimotercer clasificado tiene opciones de meterse en play offs es de locos. Hay que vivir el día a día confiando en tus posibilidades y luego que dios reparta suerte. Suerte y saber hacer, por supuesto.

Álvaro Cervera sigue mostrándose crítico con su equipo hasta el los momentos dulces, algo que es de agradecer porque mantiene a los jugadores con las pilas puestas. Cervera es como ese maestro que tiene pinta de mosca cojonera con tus estudios y al que al final le agradeces que hubiera estado tan encima tuya. El entrenador cadista no exige a sus jugadores más de lo que pueden hacer. Sabe de sobra hasta donde llegan sus mimbres. Lo que no perdona (y creo que hace bien) es que no se de el nivel que se tiene. Muestra de ello es que pese al buen punto ante el Huesca, acabó de los nervios (según propia confesión) por las contras del rival.

Y como buen analizador y corrector de errores sabe que la de hoy es una cita de altos vuelos. Y más que por los puntos en juego, por la imagen. Por recuperar la estima en un campo donde la temporada pasada el Cádiz sufrió una de las peores derrotas (junto a la del Lorca) ante un Rayo que le pasó por encima sin despeinarse y que, según relata el entrenador, es uno de los peores recuerdos que guarda como entrenador cadista. Que en esta liga hay equipo mejores que el Cádiz es algo sobe lo que no hay duda. De ahí el meritazo de estar por encima de ellos en la tabla y a tan solo tres puntos del líder. Sí, lo del Cádiz es de auténtica machada. Tampoco nos cabe duda sobre eso. Queda un tramo final donde hay que tener la cabeza fría y los cinco sentidos puestos en cada partido. Porque además, el objetivo está solo y exclusivamente al alcance de nosotros. Coincido con Cervera en que si el Cádiz mantiene sus señas de identidad no se va a bajar de ahí arriba. Pues a por ellos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios