El Alambique

Belén domínguez

Las pequeñas cosas

No sé si es deformación profesional, pero tengo tendencia a fijar palabras y momentos con imágenes, a veces incluso con colores. Ahora por ejemplo, noticiarios y periódicos vomitan "Rebajas" y "cuesta de enero" y yo veo la palabra Rebajas en negrita con un marco rojo e imagino la cuesta de enero como la pendiente nevada de una montaña que hay que subir. No es una cuestión de balance económico tratando de equilibrar el exceso de gasto de las vacaciones con la posible apetencia de gastar en Rebajas, es más bien una actitud, a veces helada, a la hora de reincorporarse a las tareas diarias en un año nuevo. Yo confieso que me incorporo activa, que no me espanta el día a día, pero observo, incluso en los más jóvenes, cierta apatía, cierta laxitud a la hora de arrancar con ganas. Por eso me sorprende el afán de otros países por utilizar este período para hacer propósitos de Año Nuevo. Probablemente tiene que ver con el clima. Aquí somos más de asociar los proyectos con el fin de los largos veranos, cuando sabemos que hay que replegarse y buscar actividades de interior para los escasos meses en que nos falte la luz. En cualquier caso, ya estamos en 2017, comprobando en pocos días cómo las expectativas para el año nuevo, ya no se van a cumplir. Seguimos conociendo noticias desalentadoras de atentados crueles y absurdos, de crímenes machistas, de colas inhumanas a muchos grados bajo cero para conseguir un poco de comida caliente; de inmigrantes que intentan entrar en el codiciado primer mundo incrustados junto al motor de una furgoneta, en el interior de una maleta…; de declaraciones y actitudes del que será presidente de uno de los países más poderosos del planeta que parecerían una broma si no fuera asunto demasiado serio lo que está en juego… Y es verdad que dan ganas de desinflarse, de abrir paso a un aire de derrota y desasosiego provocado por tanta crueldad, tanto sinsentido, tanta distribución desigual de la riqueza, tanto arrinconamiento de la cultura… ¿Laxitud? Es poco. El año arranca con miedo, harán falta piolet y arnés para la escalada que nos espera. Queda el único recurso de construirnos una red de cotidianidad con los detalles menudos, por si resbalamos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios