Tribuna libre

Carmen Romero Matute

La marca Cádiz que no se ve

Hay un Cádiz que estamos empeñados en hacer visible, con cada vez más seguidores

En la Confederación de Empresarios nos preocupa y nos preocupa la marca Cádiz.

Nuestra iniciativa -una cruzada a veces- es hablar del "Cádiz que no se ve". Surgió en plena crisis. Desempleo, cierre de empresas, economía sumergida y el resto de "postales" que lastraban nuestra imagen: conflictividad, contrabando… y una retahíla de conceptos negativos.

En realidad, no era nada que no estuviera ya ahí antes de la crisis, pero potenciaba una actitud victimista y agorera, que nos es propia. Y algo indolentes cuando somos el objetivo de la cantidad de tópicos que se derraman sobre nosotros. Hay un Cádiz que, desde la CEC, estamos empeñados en hacer visible, sumando cada vez más seguidores, dentro y fuera de nuestros límites. El que no se ve, el que no se escucha. El que ha venido permaneciendo oculto por culpa de los estereotipos.

La provincia de Cádiz contribuye de forma significativa al desarrollo económico de Andalucía y se caracteriza por tener una economía muy abierta, con una renta por habitante superior a la media regional y mayores niveles de productividad, influenciado por su mayor especialización productiva industrial.

Somos una provincia diversa, muy diversa. Territorial y poblacionalmente. Jerez, Algeciras, Cádiz, San Fernando, El Puerto, Chiclana, Sanlúcar y La Línea tienen más población que muchas capitales de provincia.

Cádiz es líder andaluza en exportaciones. Y en el sector turístico, con 44 mil plazas hoteleras, más que destinos como toda Cuba. Atesoramos 27 conjuntos históricos monumentales, seis parques naturales, 83 playas inigualables, 22 campos de golf. El campo de regatas de la Bahía de Cádiz y spots como Tarifa; el Circuito de Jerez, palacios de congresos y un aeropuerto internacional, en Jerez, junto al uso del aeropuerto de Gibraltar.

La ubicación geográfica de Cádiz la sitúa entre el Atlántico y el mar Mediterráneo, en el punto más septentrional de Europa, a escasos 14 kilómetros de África y frontera sur con Europa. En Algeciras se encuentra el mayor puerto de España en tráfico de contenedores y quinto de Europa, aprovechando esa situación logística.

Por tener, Cádiz tiene hasta una antigua colonia británica, Gibraltar, con una situación un tanto anacrónica, ahora sometida a la incertidumbre del Brexit.

Somos líderes en sectores tan competitivos como el aeronáutico y el naval. La Bahía de Algeciras concentra el polo químico más importante de Andalucía. Y más del 43% de la energía eléctrica de la región se genera en nuestros parques eólicos y de ciclo combinado.

En La Sierra, en Ubrique, la marroquinería provee a las grandes marcas internacionales con productos Premium.

El sector agroalimentario es excepcional. Aceites, carne retinta, quesos de la Sierra como el Payoyo (con numerosos laureles internacionales), atún -que se sigue pescando como hace tres mil años en las almadrabas-, acuicultura, mariscos de Sanlúcar, productos que, gracias a chefs como Ángel León, nos ponen en el centro de la gastronomía mundial.

Tenemos tres Marcas Renombradas: Barbadillo, González Byass y Osborne, cuando en todo el territorio nacional hay 31 provincias que no poseen ninguna. Exponentes de otro factor único y diferencial: los vinos de Jerez.

Creamos y atraemos emprendedores. Nómadas digitales que trabajan para todo el mundo desde nuestras costas. Crisol de culturas, fenicios, tartessos, griegos, romanos, musulmanes… Y unidos histórica y culturalmente a América del Sur como ningún otro territorio español. Nuestras fiestas y tradiciones remarcan esa diversidad.

Un Cádiz para ser visto en su conjunto, sin ocultar lo negativo, pero resaltando todo aquello que nos hacer sentir parte de una provincia privilegiada.

Nuestra provincia no tiene una marca reconocida que traslade todos estos valores positivos. Por eso, desde la CEC estamos dispuestos a trabajar, desde el ámbito social, en un cambio en la percepción de nuestra provincia por parte de determinados grupos de interés. Fuera, pero también dentro.

Cambiar la imagen sesgada e incompleta de nuestra provincia tiene que ser tarea de todos. Mejorar la imagen y la visión que se tiene de nuestra provincia dependerá de la capacidad de la sociedad civil en su conjunto, de encontrar puntos de encuentro.

Y de dejar de tirar piedras contra nuestro propio tejado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios