Balas de plata

Montiel De Arnáiz

La tenemos más larga

Me preocupa que al final Tamarit tuviera razón si se refiriera a nuestros políticos

La cosa sucede más o menos así: El Partido Popular lanza una campaña en la que promete a quien se lo quiera creer la creación de noventa mil nuevos empleos en los cuatro años siguientes a ganar las elecciones autonómicas. Este argumento de Antonio Sanz es tildado por José Ignacio García, coordinador provincial de Podemos, de "chantaje" a los gaditanos. En respuesta, el secretario general del PP de Cádiz, Antonio Saldaña, le contesta que lo importante es la "eficacia" de los "buenos gobiernos", tras lo que entra en acción José María González, Kichi, quien envía un tuit al jerezano acusándole de "Cobrar 13.900 euros de complemento salarial por presidir una comisión que se ha reunido dos veces 5 minutos en lo que va de legislatura. ¡Eso sí es eficacia!". Saldaña, acostumbrado a la briega, responde al alcalde de Cádiz interpelándole a que haga "las cuentas a su novia" junto con un pantallazo de un titular que reza: "Teresa Rodríguez es la parlamentaria de Cádiz que más cobra y la que menos trabaja".

Con esta lamentable refriega virtual no hago sino pensar en el empresario Miguel Ángel Tamarit, presidente de ASFACO, y recientemente en boga por sus explicaciones sobre por qué es complicado invertir en Cádiz: "con el mono de trabajo de Astilleros se iban a pescar al puente Carranza, lo de Cádiz es algo endogámico", "son muy graciosos con sus carnavales, pero es que allí no se trabaja".

Esa es la pregunta, ¿somos trabajadores los gaditanos? Yo afirmo que sí, y mucho, además. Iniciativas como "La 11Mil" -una plataforma instada por gaditanos de éxito nacional e internacional que residen fuera de la provincia- son el reflejo de una sociedad de gran preparación académica y profesional, dotada para el trabajo. Este imprudente caballero ha caído en la trampa de creerse los datos de la Encuesta de Población Activa, sin tener en cuenta que al igual que es cosa de necios confundir valor y precio, también lo es equivocar el no estar dado de alta en la Seguridad Social con la desocupación laboral. Tamarit, en Cádiz la tenemos tanto o más larga que en cualquier otro lado (la ratio de productividad laboral).

Lo que sí me preocupa es que al final Tamarit tuviera razón si se refiriera a nuestros políticos: según quién, curra poquito. Que conste que su trabajo no se mide solo en reuniones y presentación de propuestas, sino también en eficacia, como decía Saldaña, y productividad. Desconozco si es cierto que el político del PP -una persona preparada y cualificada, por otro lado- cobra 13.900 euros por presidir breves comisiones de chichinabo, pero de ser así más le hubiera valido justificarse y/o contestar de otro modo. La alusión a la pareja de González Santos y su presunta falta de implicación laboral me pareció de poca clase. Cuestión distinta hubiera sido que hubiese pedido a Kichi las cuentas sobre el sueldo (y el de sus asesores) que percibe de la Diputación Provincial por asistir a un único pleno al mes, lo que me parece una sinvergonzonería, la verdad.

Es necesario ahondar en la transparencia política; que sea algo normal y automático que el ciudadano pueda acceder a portales y controlar a sus representantes: agendas y horarios, reuniones y propuestas; para de ese modo poder rebatir a quienes nos acusan de flojos y que sepan que en la provincia de Cádiz sus políticos trabajan tanto o más que el resto de sus muy productivos ciudadanos, que no es poco. Y sin amaños, comisiones ni corruptelas, además (guiño, guiño).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios