Ser o no ser

José guerrero 'yuyu'

La hora de la verdad

Existe una sensación de mosca detrás de la oreja en el cadismo a estas alturas

Otra de las virtudes que hay reconocerle al Cádiz de Álvaro Cervera es la de no rendirse hasta que finaliza el partido. En Zaragoza lo volvió a demostrar, cuando todo parecía señalar que el equipo volvería de vacío. El empate en La Romareda significó sumar un punto que puede ser de oro, cierto, pero para conseguir lo que tenemos al alcance de la mano se necesita un poco más. Y queramos o no, el Cádiz no lo está dando en este último tramo de liga. Al equipo le está costando la misma vida sumar los tres puntos y solamente los resultados de los rivales han impedido que haya salido de los puestos de play off. Pero ya vengo avisando que esto no va a durar eternamente. Ahora mismo solo nos separan tres puntos del séptimo clasificado, el Valladolid, con quienes nos jugamos el ultimo partido con diferencia de goles negativa a día de hoy.

Existe una sensación de mosca detrás de la oreja en el cadismo a estas alturas. Lo cierto es que al equipo no se le puede exigir mucho más. Hay trabajo, entrega y fe ciega hasta el pitido final, pero han sido demasiadas jornadas en puestos de play off para verlas peligrar justo al final. Creo que en ningún caso se podría considerar un fracaso no jugarlos, porque fracasar es no conseguir un objetivo, y el del Cádiz era otro bien distinto a inicios de temporada. Pero sí tenemos que reconocer que no jugar el play off de ascenso sería una tremenda decepción para el cadismo. La clave para lograrlo pasa, sí o sí, por ganar hoy en Carranza. No vale otra. Cervera es de la opinión de que ganar hoy abriría las puertas del play off y Ortuño señala que con dos victorias más se aseguraría el mismo. Yo estoy convencido solo de lo del partido de hoy. Quizás sean necesarios más de seis puntos en estas cuatro jornadas. Duelos directos entre rivales ya no quedan, salvo un Valladolid-Getafe la semana que viene y el Valladolid-Cádiz de la ultima jornada. Ahora lo que quedan son luchas a muerte entre aspirantes al ascenso y aspirantes a no descender. Partidos a hierro, que no se sabe qué es peor. Como el nuestro de hoy. Como el del Nastic, donde se nos extravió la llave de la puerta del play off. Carranza debe ser hoy una caldera porque (a día de hoy) es el partido más importante del año. Ganar no sería definitivo, pero no hacerlo sí que podría serlo. Poca broma por tanto ante el Córdoba. Aquí no caben épicas de empates en el último minuto ni darlo todo y no sumar los tres puntos. Hoy solo vale ganar.

Nos pisan los talones los de Pucela que, a priori, tienen un partido fácil en casa del colista, que solo ha sido capaz de ganar ocho partidos de treinta y ocho disputados. Partido a partido, pero con la mente puesta en sumar de tres en tres puntos. Y si hay que apurar hasta el final pues se apura. El partido ante el Valladolid me recuerda a lo imposible, como Elche en el 81, como Chapín el año del ascenso a Primera. Al Cádiz le va la marcha, pero el corazón de los aficionados necesita un respirito. Reproches ninguno, pero vamos a ganar ya, joé.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios