Línea de fondo

josé antonio lópez

El fútbol de toque

El juego de toque no sirve para nada si no se aplica con velocidad y suficiente profundidad

Ahora que el Real Madrid parece que apuesta por los jugones para sacar adelante sus partidos y que el Barcelona anda buscando cómo sobrevivir a un centro del campo sin Xavi y sin el mejor Iniesta, vuelve a surgir el debate sobre las maneras de jugar y las maneras de ganar, sobre el trato del balón y el valor del contragolpe. Nada nuevo, porque siempre se espera que los grandes equipos, los que tienen grandes jugadores, muevan el balón con criterio y preciosismo, y que el pelotazo y tentetieso sea sólo patrimonio de equipos de menor porte.

Y ahí están los grandes de la liga española tratando de ver por dónde caminan sus argumentos futbolísticos mientras la selección intenta por su parte recuperar esa frescura de toque que había perdido en la última parte de la etapa de Del Bosque.

De ahí, y de la espesura del Barça en momentos muy concretos, empezaron a surgir las críticas al tiqui taca. Fueron momentos en el que el fútbol de toque adoleció de velocidad y profundidad, dos de las condiciones innegociables para que este tipo de juego tenga éxito. Porque el primer Barça de Guardiola no aburría, era espectacular igual que la selección que Luis Aragonés llevó a lo más alto del campeonato de Europa. Ambos practicaban un fútbol vistoso y muy rápido, que después se fue haciendo cansino por momentos hasta desembocar en partidos de altísima posesión de balón pero con una desesperante lentitud y una falta de profundidad lamentable, como si las porterías estuviesen en el centro del campo. Eso es lo que hace aburrido al fútbol de toque, no su concepto en sí.

Y así le va a una buena parte de equipos de la Segunda División, que quieren apostar por un fútbol de toque sin tener los jugadores adecuados y sin aplicar al sistema la intensidad necesaria. Ahí están los ejemplos de Mallorca y Elche, que pecaron en exceso de tocar la pelota sin profundidad ni velocidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios