Puente de Ureña

Tito Valencia

Con todo su esplendor

No se puede tardar dos horas en presentar un cartel y lo mismo algunos pregones...

Como dicen muchos, que larga es la espera y que pronto se acaba. Pero como también dicen otros muchos, el almanaque cofrade ya se ha puesto de nuevo en marcha y ya solo quedan trescientos setenta y tres días para que las puertas de La Salle se vuelvan a abrir para anunciar que estamos ante un nuevo Domingo de Ramos. Pero lo que queda de año, los cofrades están de enhorabuena por las celebraciones extraordinarias que esperan. Las puertas de la Iglesia Mayor volverán a abrirse para dejar salir a Columna y Nazareno, como punto importante del año de celebraciones que llevan. Igualmente la plaza de La Pastora Se vestirá de gala para ver salir a la cofradía del Huerto en su setenta y cinco cumpleaños. Por tanto, los cofrades, la ciudad y, también la hostelería, tendrán que estar pendientes del calendario cofrade de este otoño.

Pero esta Semana Santa, la fiesta mas importante de la ciudad y con un tiempo mejor de lo que se esperaba, ha vuelto a demostrar el esplendor que han adquirido las cofradías en las últimas décadas y el progresivo aumento del patrimonio que van adquiriendo. Siempre acompañadas por muchísimo público que, salvo excepcionales zonas, las han acompañados con muchísimo respeto. Eso sí, se echa en falta que el publico participe más con las hermandades, sabiendo valorar una buena levantá, escuchar una buena marcha, como ocurre en otros lugares. Pero, aunque no se sea cofrade, es una satisfacción poder contemplar estos museos al aire libre. El arte de la orfebrería, los majestuosos pasos de Cristo, que están sumando muchas cofradías a su patrimonio y por tanto al patrimonio de la ciudad, los magníficos bordados y cada vez la mejor estética con que se acompañan los pasos.

Quizás, o seguro, nuestra Semana Santa debería estar más promocionada fuera de nuestra ciudad y quizás también dentro, cuidando mejor la estética de las calles que recorren las cofradías. Pero también hay algunas cosas que deberían ser supuestamente mejorables. Y por supuesto la Cuaresma. Actos repetidos, aburridos, largos algunos o muchos. No se puede tardar dos horas en presentar un cartel y lo mismo algunos pregones. Esto se tiene que controlar. Como he dicho otras veces hay que reinventar la Cuaresma. Hace falta una mejor coordinación del paso de las hermandades por Carrera Oficial. Ni pueden pasar con tanto intervalo unas de otras ni tampoco se puede tardar tanto tiempo en pasar la citada Carrera. Y es la asignatura pendiente de siempre. Los pasos en La Isla no andan. Tantos modelos de carga, no sabemos cuál es la verdadera carga de la ciudad ya que este año hemos contemplado un nuevo modelo, pero ninguno anda. Este año creo que algunas cuadrillas pueden ser mejorables. La música. Se han perdido las marchas tradicionales, las de siempre, las reconocibles. Se han cambiado por marchas nuevas, algunas pasables y otras pues… Esto viene por modas o por el gusto del responsable de turno.

Pero en definitiva, una muy buena semana, una pena la madrugá, con algunos cambios importantes de itinerarios y muy acertados. Creo que las hermandades en sus barrios es donde tienen que estar y pueden lucirse. En definitiva nuestra Semana Santa ha vuelto a demostrar su gran poder de convocatoria y el gran trabajo que realizan las hermandades.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios