Torre Alta

Tito Valencia

La Zona Franca y el Janer

En Janer se calculaban unos 500 empleos. Pero no hay manera de que a La Isla le llegue su hora

Que difícil. No sabemos del porqué en esta ciudad cuesta sudor y lágrimas llevar a cabo proyecto alguno. Casi dos décadas dura ya, y no sabemos cuanto más, el ilusionante proyecto que se anunció como el revulsivo que esperaba la ciudad. Aunque igualmente también fue denominado así el cada vez más deteriorado solar de los Polvorines. La Isla quizás sea la que mas solares tiene esperando una actuación que le cambie su fisonomía. Se anunció, con mucha publicidad, como seguro un Mercadona. Igualmente se había asegurado, rodeado de una gran polémica por su altura, la construcción de una gran hotel. Finalmente nada de nada. La historia del Polígono Naval Janer es la historia en negro de esta ciudad. Todo lo que generaba economía se convierte con el paso del tiempo en solares abandonado.

Y esto causa un estado de desolación en la ciudad tremendo. La noticia de que la Zona Franca ha pedido un préstamo para poder hacer frente a la cuantiosa deuda que acumula es lo que me ha hecho dedicarle este artículo de opinión. Al ver dicha información es lo primero que me ha preocupado. Ya no hay dinero para el Janer. Y claro, me pregunto: ¿No estaba cerrado lo del Mercadona y lo del hotel?, ¿no se vendió que había numerosas empresas esperando para instalarse en el antiguo recinto militar? Qué ha pasado. Todo eran mentiras o, simplemente, eran suposiciones sin confirmar.

Los Presupuestos Generales del Estado solamente reservan cuatro millones para urbanización de terrenos en toda la provincia y solamente la urbanización del que se anunciaba como parque empresarial y comercial necesita mas de cinco millones. De nuevo la ciudad se queda sin inversiones del gobierno central y a la espera de otra oportunidad. Se calculaba que serían cerca de quinientos empleos los que podría crear la inversión en el antiguo Janer. Pero no hay manera de que a esta ciudad le llegue su hora. Se queja el gobierno municipal, con razón, de la falta de inversión del gobierno en infraestructuras muy necesarias para la ciudad. Son inversiones de las que dependen actuaciones locales. Sin éstas, el gobierno local tiene las manos atadas. Otra inversión que se queda a la espera es la carretera que enlace la autovía con el polígono industrial de Fadricas, fundamental para darle salida al que por ahora es el espacio económico mas importante de la ciudad. Me refiero a Bahía Sur y la zona de la Casería. Pero es la espera de siempre, la decepción de siempre. Cuando no es por una cosa es por otra. Mientras tanto, Camarón toma la plaza de la Iglesia para decirle a su ciudad que continúa vivo y que ahí esta su legado para ponerlo al servicio de La Isla. Como ha dicho la alcaldesa, Patricia Cavada, la cultura es también una herramienta para cambiar el clima socioeconómico de la ciudad. Ciudad que verá , según anuncia la alcaldesa, más pronto que tarde el museo del genial cantaor. Me pregunto si será esta actuación la segunda modernización que necesita esta ciudad y que yo pedía en mi anterior análisis.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios