DESDE MI CIERRO

tITO vALENCIA

Una Semana Santa muy positiva

No hay otra fiesta que atraiga más visitantes ni saque a más ciudadanos a la calle

La ciudad se recupera, todo vuelve a la normalidad, la carrera oficial ya es historia, los tambores guardan silencio, comienza la retirada de cera de las calles, las balconadas desaparecen del centro de la ciudad y La Isla cambia su aspecto de gala por el de una ciudad que sigue esperando su oportunidad. Pero es una ciudad que sabe responder cuando de algo importante se trata. Los isleños hacen grande a su ciudad cuando esta se viste de gala. Lástima que solo sea de vez en cuando. Y la Semana Santa ha demostrado que es la fiesta de la ciudad, que es su fiesta mas grande y que los isleños arropan a su Semana Mayor.

Hacía tiempo que no se contemplaba una Semana Santa tan espectacular. Favorecidas por el tiempo, las cofradías han brillado a un altísimo nivel. Los desfiles procesionales han podido exponer todo el potencial que poseen, han expuesto la evolución que han tenido las hermandades en las últimas décadas. Contemplar a las hermandades isleñas hoy, desde el respeto que se merecen, es poder recrearse en un auténtico museo al aire libre. Poder contemplar un arte sacro magnífico, recrearse en una imaginería cada vez mejor preparada, poder contemplar una exquisita colocación de flores, de bordados con buen gusto. Las hermandades isleñas brillan por su estética, su buena organización y con unos desfiles donde la música cada vez es más escogida.

Todo esto, con su recogimiento religioso, hace que nuestra Semana Santa sea cada vez más atractiva. Esto, sin duda, repercute en la ciudad. No hay en La Isla otra fiesta que atraiga más visitantes ni saque a más ciudadanos a la calle. Y de esto puede dar fe una hostelería que ha dado un gran cambio y que esta situada a un gran nivel. Destacar la apuesta del gobierno ,unicipal por la Semana Santa, mejorando la imagen de la ciudad con las balconadas y cooperando con los actos de la Cuaresma. La presencia de la alcaldesa en una gran mayoría de los actos y en la tribuna de la Carrera Oficial es una imagen que agradece la gran mayoría de las hermandades.

Dicho esto hay una serie de aspectos que hay que tratar de mejorar. Uno de ellos es que las cofradías en La Isla tienen que andar. Es un comentario generalizado entre los cofrades, pero nadie le quiere poner nombre. Las cofradías dicen que son los cargadores y estos que las cofradías. Todos tienen algo de culpa, pero no puede tardar una cruz de guía, desde la Iglesia Mayor a la tribuna, treinta minutos. Es una barbaridad. Ni pasar una Carrera Oficial alrededor de dos horas. Hay que ponerle solución.

Hay calles que se han convertido en todo un problema para el orden y el recogimiento que deben acompañar a la estación de penitencia. Un ejemplo es el tramo de Isaac Peral que rodea la Plaza del Rey. Impresentable el comportamiento del público agolpado es este lugar sin orden ni decoro y sin saber estar. Una calle a evitar. El Santo Entierro es una Procesión Oficial y por lo tanto debe reconsiderar su recorrido. No creo que sea el más apropiado para la representación que lleva como tampoco los parones que ofrece. El público, salvando lugares emblemáticos, debe saber escuchar las marchas y guardar silencio mientras estas suenan. Son algunos flecos que hay que solucionar para seguir mejorando nuestra Semana Santa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios