Desde Tribuna

José Joaquín León

Rectificación con premio

En los partidos de responsabilidad, Barral tiene esa veteranía que puede valer puntos

Empatar en Vallecas ante el Rayo es un buen resultado. Según el desarrollo del partido, hay que dar por correcto el punto. Es verdad que para pelear por el ascenso estos partidos ante los rivales directos son determinantes. Al Cádiz le hubiera venido muy bien un golpe de autoridad ante uno de los favoritos. Pero también hay que valorar que el equipo supo contrarrestar la desventaja en el marcador tras marcar Trejo. Y recordar que fue precisamente David Barral el autor del gol del empate. En partidos de responsabilidad, como se sabe, el delantero isleño tiene esa veteranía que puede valer puntos. Ya he escrito en múltiples ocasiones que acertar con las alineaciones es fundamental. Parece una obviedad, y si hay que recordarlo es porque no siempre se cumple.

Con buen criterio, en esta ocasión, Álvaro Cervera optó por recuperar la confianza en Barral y Carrillo como titulares, dejando a Jona en el banquillo. Carrillo asumía la ausencia de Salvi por lesión. Confíaba en Eugeni. Y sorprendía probando a Carpio como lateral zurdo, ya que al parecer no le convence Bijker, y Brian Oliván hace tiempo que fue defenestrado de las alineaciones.

Con esos cambios, el Cádiz intentó sorprender en los primeros minutos. Pudo adelantarse en el marcador, pero se encontró a los 18 minutos con un gol en contra, en una buena jugada de Óscar Trejo. El Rayo Vallecano, con ventaja, tenía un partido muy favorable para dejar al Cádiz más descolgado en la pelea por el ascenso directo. Quizá por eso, a los cadistas les costó trabajo reaccionar, aunque lo intentaban. Menos mal que antes del descanso consiguió Barral empatar el partido aprovechando un rechace, tras un posible penalti a Alvarito. Para eso están los jugadores de sus características y experiencia.

No hay que explicárselo al entrenador porque ya lo sabe. Entre sus misiones está la de aprovechar la plantilla. Los castigos a veces son autocastigos, más aún cuando beneficia a otro delantero que no aprovecha las oportunidades. Los jugadores también tienen la responsabilidad de demostrar su verdadero nivel en los minutos que disputan. Por otra parte, no es la primera vez que se da un buen resultado cuando ha jugado Barral junto a Carrillo o Dani Romera.

En la segunda parte, el Cádiz empezó buscando algún contragolpe peligroso. Sin embargo, tras la entrada de Abdullah, se echó para atrás a defender el empate sin disimular el objetivo. El Rayo Vallecano se volcó en busca de la victoria, que pudo conseguir Raúl de Tomás, al que le faltó la puntería de otras tardes.

En esta categoría hasta los gallitos juegan a no perder y ya se conoce todo el mundo. El Cádiz sigue ahí, peleando en los lugares altos de la clasificación. Sin embargo, está un peldaño por detrás de un Sporting de Gijón emergente, que parece haber metido la directa hacia el ascenso. Y no ha podido pasar del empate en los últimos partidos ante el Huesca y el Rayo Vallecano, que son sus otros dos rivales directos.

En los nueve partidos que restan se va a decidir toda la temporada. Por ello, es preciso ese último esfuerzo, que pasa también por acertar en las alineaciones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios