Tribuna Libre

Ricardo Noval Melian Director Unidad Clínica de Gestión de Anestesióloga Hospital San Carlos

Prevaricación y bolsa de contratación del SAS

Alguien puede preguntar por qué tanta paz sindical del SAS. ¿Quién recuerda una huelga? El mayor problema para la seguridad es la forma de contratación del SAS

Recientemente ha sido noticia la posible implicación por prevaricación de un gerente hospitalario del SAS por la forma de contratación de facultativos en su hospital. A pocos meses de mi jubilación y tras una experiencia de 40 años trabajando en el SAS, de doce años liberado por el Sindicato Médico y cinco años de director de una Unidad de Gestión Clínica (UGC), quiero mostrar mi absoluto desacuerdo con esta situación, lo que brevemente intentaré explicar.

Hace unos meses los directores de UGC fuimos citados a una reunión donde se iba a hablar de "criterios de seguridad", tema, evidentemente, de una gran importancia. Cuando la ponente terminó pedí la palabra y expliqué, con los argumentos que expondré a continuación, que el mayor problema para la seguridad no era lo que estaba exponiendo, sino la forma de contratación de enfermeros y médicos en el SAS. Bajo mi criterio, es esta forma de contratación, que tanto defienden los sindicatos, la que origina los mayores problemas de seguridad en la asistencia sanitaria.

Alguien se puede preguntar por qué hay tanta paz sindical en el SAS. ¿Quien recuerda la última huelga? ¿Cuál es el trasfondo de esta situación y por qué se produce? Es sencillo. La paz sindical tiene un precio. El SAS les otorga a los sindicatos un papel fundamental en tres apartados. 1) Les da muchas más horas de liberación de las que le corresponden tras las elecciones. Mas liberados. 2) Les da un papel fundamental en los cursos de formación. No hace falta explicar a estas alturas el dinero que esto mueve y lo importante que son estos cursos para la afiliación. Cursos, aumento puntuación para bolsa, etc. 3) Control de las bolsas de empleo. En contraposición los sindicatos no crean conflicto laboral. Sencillo.

Vamos ahora a la realidad. La asistencia sanitaria es cada vez mas especializada, cada vez se necesita personal más formado en las subespecialidades, y cada vez se exige por parte de la sociedad, absolutamente coherente, más seguridad. Creo que es un concepto fácil de entender y de defender por parte de todos. A los directores de UGC se nos exigen resultados, como es lógico, tanto desde el punto de vista de número como de calidad asistencial. Pero para llevar a cabo esta labor necesitamos un personal de enfermería y médico formado, que encaje en nuestra unidad y que conozca y tenga experiencia en la labor asistencial que realizamos. Como antes refería, las subespecialidades traen consigo que no siempre todos valgan para todo. La realidad es que:

La enfermería es elegida directamente por bolsa y cambiada de forma continua, con lo que la formación es prácticamente imposible, y estos continuos cambios lo único que originan es inseguridad asistencial. Cuando creemos tener al personal ya formado e integrado en el equipo se cambia. La bolsa y los sindicatos. El personal Médico mucho más de lo mismo. Somos los directores de UCG los que de forma continua y reiterada suplicamos a los gerentes que contraten al personal médico adecuado. Somos los directores de UCG los que insistimos una y otra vez que "saquen plazas a perfil". Pero no por la teoría muy torticera de algunos sindicatos que mantienen que lo hacemos para meter a nuestros "enchufados", sino porque la asistencia especializada necesita equipos cohesionados, compenetrados y con conocimientos específicos en determinados campos. Si se nos exige resultados se nos debería dejar elegir al personal con el que trabajamos (como ocurre en muchas comunidades) y una vez que tengamos al personal de enfermería y médico adecuado se nos debe exigir resultados en numero y en calidad. Mientras esto no se consiga, el mayor problema para la seguridad asistencial sanitaria será la forma de contratar del SAS.

Sería fácil poner el ejemplo que en estos días estamos viviendo en nuestros hospitales que demuestran la realidad de lo que supone la contratación por bolsa, pero creo no debo hacerlo en este artículo.

En resumen, que los directivos de hospitales se vean implicados en temas legales por las formas de contratación, reconociendo que somos los propios directores de UCG los que le suplicamos todos los días que nos saquen plazas por perfil, me parece tremendamente injusto. Y si además estas denuncias provienen de determinados sindicatos, cuyo objetivo desde su creación ha sido ir contra los médicos y contra la administración, y que para colmo cuando hay incidentes o complicaciones en la asistencia sanitaria se vuelven nuestro mayor enemigo, resulta irónico, patético y muy delicado. Para los enfermos y para nosotros.

Estos procesos abiertos a los gerentes (se hace en muchos hospitales, pero tienen la suerte de no tener determinados sindicatos) me parece de una tremenda injusticia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios