Desde Tribuna

José Joaquín León

Peligrosa trayectoria

La falta de gol es un lastre que penaliza al Cádiz. Otra vez el rival fue superior

Si el Cádiz no mejora sustancialmente en los próximos partidos, se va a complicar gravemente la temporada. Ya no se trata de que se aleje de los puestos de ascenso, sino que puede caer de lleno en los de descenso. A este equipo se le notan defectos preocupantes. Juega como la pasada temporada, pero le sale peor. La diferencia es que no tiene a nadie como Aridane detrás, ni a nadie como Ortuño delante, ni a un futbolista como el Aketxe de la segunda vuelta que desatascaba partidos. En Huesca pudieron empatar en la segunda parte, pero la falta de gol es un lastre que lo penaliza. Otra vez vimos que el rival era superior.

Para este partido, Álvaro Cervera escogió a Rubén Cruz y 10 más. Otra vez tuvo que hacer dos cambios en el descanso. La dupla que forman Rubén y Carrillo es batalladora, pero con poco potencial ofensivo. Aitor, que recibía una nueva oportunidad como titular, tampoco la aprovechó. Sólo quedaba Alvarito, que se fabricó él mismo la única ocasión del primer tiempo. Alvarito empieza a aburrirse y eso también se nota.

El Huesca, que fue superior, marcó pronto. Llegó el gol tras un buen centro de Vadillo, futbolista de Puerto Real que sonó para el Cádiz la temporada pasada, poco antes de que ficharan a Nico Hidalgo. Un centro que remató Sastre, anticipándose a Brian.

En este primer tiempo, el Cádiz apenas inquietó. El Huesca controlaba el partido. A veces pasar bien el balón sirve para eso, para que no lo tenga el rival. El Cádiz, a ratos, intentaba atacar, pero Abdullah no está en buen momento.

Con los dos cambios del descanso mejoró el Cádiz. Entró Barral para apoyar a Carrillo. José Mari puso empuje. Debe ser uno de los indiscutibles cuando esté bien físicamente. En la pasada temporada, el Cádiz empató partidos similares. Sin embargo, este año hay menos acierto y menos suerte. Contaron con dos buenas oportunidades en esta segunda parte. Un cabezazo de Garrido, en un saque de esquina, tras cantar el portero Remiro, que salió fuera. Un balón que pescó Carrillo y lo cruzó demasiado. No se consiguió nada.

El Huesca mantuvo su ventaja, y creó peligro en algunos contragolpes. La defensa, con Kecojevic y Villanueva por el centro, fue pillada en dificultades. Quedó la sensación de que el Huesca hubiera marcado otro gol en caso de necesidad. Pero, ante un equipo tan mermado en ataque como está el Cádiz, con uno puede ser suficiente. Además de que el Cádiz también es capaz de desaprovechar dos goles de ventaja, como el sábado anterior ante la Leonesa.

Sigue la mala racha, y parece que no es por casualidad. Pina y Cordero se han equivocado al reforzar la plantilla, o será que el entrenador Álvaro Cervera (al que han renovado hasta 2020) no lo sabe aprovechar, en cuyo caso extraña esa ampliación. Se supone que estarán siguiendo el mercado para el invierno, y que habrá novedades de entradas y salidas.

Vuelvo a insistir en que hay que tener cuidado. Esta temporada me recuerda ya a aquella de Baldasano y García Remón, cuando el Cádiz hizo un equipo para ascender y terminó en Segunda B. Por supuesto, hay margen para rectificar, que es de sabios.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios