Calle Ancha

José ramón del río

Longevos

Los ejemplos demuestran que el clima de Cádiz favorece las expectativas de vida

Cuando no existían estadísticas se daba por hecho que era más sano y que, por tanto, se tenía más expectativas de vida, cuando se habitaba cerca de la montaña y no del mar. En esta apreciación tuvo que influir la estupenda novela de Thomas Mann, en época en que la tuberculosis era una de las causas más frecuentes de muerte, porque se desarrollaba en un sanatorio alpino. Hoy con la ciencia estadística en plena efervescencia, que además es apreciada muy por encima de su margen de error, sabemos cuáles son los países y ciudades más sanos. También nos dice la estadística cuáles son los qué tienen mejor clima, aunque esto no determine necesariamente mayor expectativa de vida. Entre las ciudades españolas con mejor clima, no está Cádiz, sino Soria, Zamora, Orense, Salamanca y Lugo, pero ningún gaditano en su sano juicio, pudiendo elegir, cambiaría su Cádiz por esas otras ciudades españolas y tengo la impresión de que a los encuestadores les gustaba mucho el frío y la lluvia.

En expectativas de vida, España ocupa un buen lugar: sexto entre los 166 países examinados por el organismo "Salud Glob de Bloomsberg" y se atribuye a la dieta mediterránea y a esto debe colaborar Cádiz porque pese a su humedad, propia de un clima marítimo y al Levante, que la corrige, hay muchos gaditanos y gaditanas que cumplen 90 años. Y conste que no diferencio los sexos, para escribir al uso de hoy, sino porque en esto de la supervivencia es indudable que el sexo femenino es más longevo, en número y edad que el masculino. Una comparsa de Carnaval escribiría que una ciudad trimilenaria contagia su afán de pervivencia a sus vecinos.

En su día y con el título de noventón, escribí de los 90 años de José María Sanchez Vega, que como casi todos los de su familia llegan a esa edad sin esfuerzo. Ahora, su hermano Manolo, felizmente vivo, se acerca. Y este recuerdo de los longevos de Cádiz, me lo ha traído el reciente fallecimiento de Daniel Macpherson, que había cumplido la friolera de 96 años, como noventones también fueron su padre y su madre. Leo ayer en una papeleta de este Diario, que con la misma edad de 96 años, ha fallecido Concepción Moreno viuda que fue de Bruno Muchada, con el que coincidí en Hacienda. En anterior ocasión escribí de la Abuela de Cádiz, Maripepa Samalea fallecida con 103 años. También sobrepasaron los 90 años las hermanas Martínez del Cerro, Clara y María. Sin duda habrá muchos más longevos, pero los mencionados son una buena demostración de que el clima de Cádiz es de los mejores y que además favorece las expectativas de vida.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios