Puente de Ureña

Rafael Duarte

Isla nuestra que estás en La Isla

No hemos consolidado un mercado, una marca isleña, para competir con nuestro entorno

Iisla barataria mea, trasunto de todos y de todas. Unipersonal y rara. Caótica. Metódica y mediocre. La vanidad es el aire que ocupa más vacío. Remurmucio la pínola plateca. Algo así. Me encuentro con el escritor Murmurio que está de vacaciones. El otro día, narrome. Pasó por la puerta de un bar y atisbó -quillo lo que tú dices-, yo en la puerta y adentro el grupo de las Meninas. Es la misma Isla. Lo recuerdo como una pesadilla. Y criticó a Mironio Zarambáina, perejil perejilado, y a Filondango Mocuseo trasonísta, autor de prosas, teatros , aforismos y poemas, de esos que son pura prosa vertical sin figuras ni estilos. Que lo he visto. No sé cómo no les da vergüenza. No sé cómo no atisban su truísmo. Es que hay una multiculturalia que asusta.

Me leyó el soneto que compuso sobre el mármol alabastrado de la barra, avant cubata, socaliñándose a la musa: Si el liróforo es lusco y petulante/menino, barbolero, frigoniano/ son más bien de caterva petulante/al ser rapsodas de segunda mano./ Si filaterios y recalcitrantes/ trasonistas/ elatos/ follonianos/ si escriben cosas casi perpetrantes/ haikus incluso, ellos tan ufanos./ Remendones del verso y de la prosa/ripiadores de todos los estilos/según todos mejor que un Vargas Llosa./ Filondangos, meninas, sosinaidas/ casi todos tocados de deslaidas/ muertos de muerte sin ciprés ni Silos.

¿No crees que está algo oscuro? No. Mira, en el Madrid de los Austrias pasaba lo mismo. En pleno siglo de Oro, Bernardo de Quirós convocó (sic) "A los poetas heroicos, épicos, líricos, trágicos, cómicos y entremesieres, mojingaguieres y a los bailinistas, pandorguieres, villanciquieres y jácaros, versos y gracia: sepades que a todos juntos os mando que os halléis aquesta tarde en mi erudito Gimnasio y Academia de Madrid". La historia de la literatura ha tenido gente como todos ellos y ellas, gente como el gran Perrontoreca, Melania Espelefurcia/ la Menina del Melenón/… Y además van de multiculturales, de pináculos de la cosa, de…

Me quedo pensando. Es verdad. La ironía es saldo, el grito y los adjetivos descalificativos puntales. En Noruega han creado un búnker para proteger los mejores libros de cara al futuro. Como aquí hay búnkeres en Punta Cantera ya me imagino la procesión de autores con sus "obras" camino del más allá. La incompetencia es un producto literario si se mira bien. El neoaforista es un criador de frases sufridas para la inmortalidad. No tengo más que el Quijote y tres o cuatro cosas que no valen para nada, escribió Torrente Ballester en su día. Se conoce que el minuto de gloria de Warhol ha hecho más daño que muchas concejalas y ediles y que muchos Pericalvos y Contadores del óculo. El presidente de la tertulia, José Acosta Martínez nos ha dado vacaciones. Andrés Castilla trae libros. Y el mundo entre ciclones, terremotos y garambainas, va como va. ¿Título? El calibistri de la hipocresía. Luego lo niegan. Un haiku de ella, con carpeta y biógrafo. Harta esta noche/de rimar con derroche/coche y fantoche…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios