Desde Tribuna

José Joaquín León

Ideas congeladas

Falta un delantero como el mejor Ortuño de la temporada pasada y eso se nota

Lo peor no fue la merecida derrota, sino la imagen lamentable que ofreció el Cádiz en Soria. Se vio superado en el marcador y en el terreno de juego. La nulidad ofensiva del equipo amarillo fue muy preocupante. No dio la sensación de ser un firme aspirante al ascenso, ni se le vieron sus mejores argumentos. Al Numancia le bastó un gol, en un garrafal error de marcaje a Pere Milla, para llevarse una victoria que buscó con más fe que el Cádiz. Puede que la ausencia de Alvarito se notara demasiado.

Para cubrir la baja del extremo izquierdo al entrenador se le ocurrió darle una oportunidad a Nico Hidalgo, que la desperdició en los 45 minutos que disputó. Pero no se pueden cargar todas las culpas sobre él. Tampoco Salvi ni Perea consiguieron conectar bien con Jona, que volvió a decepcionar. Todavía no ha aportado goles, ni parece que sea el delantero que el Cádiz necesitaba.

Poco a poco, se fue adueñando el Numancia del balón. Alberto Cifuentes evitó, con una buena parada, que los sorianos se fueran al descanso con ventaja. Ni Perea ni Álex Fernández conseguían aportar ese toque de calidad y posesión que este equipo requiere cuando se ve asediado, como le ocurrió en el último cuarto de hora del primer tiempo.

Para dar más consistencia al centro del campo, Álvaro Cervera incorporó en el descanso a Fausto y retiró a Nico Hidalgo. Parecía que el Cádiz pasaba por menos agobios. Pero en el minuto 54 llegó la jugada fatídica del partido. Un centro hacia Pere Milla, que pudo cabecear solo y a placer, mientras Lucas Bijker se desubicaba y se quedaba mirando. El portero Alberto Cifuentes tocó el balón, pero con manos blandas, y no pudo evitar el gol.

A partir de ahí se acabó el partido. El Numancia se dedicó a controlar el juego en la última media hora. El Cádiz, que primero incorporó a Aitor y después a Carrillo, dio una penosa imagen de ineficacia. No fueron capaces de crear ni una jugada de verdadero peligro. Falta un delantero como el mejor Ortuño de la temporada pasada, y eso se nota en las circunstancias adversas. Si se añade la ausencia de Alvarito, la falta de potencial ofensivo pareció terrible. Vuelvo a decir que Jona todavía no ha aportado lo que se le vio en su primera etapa cadista. Cuando el equipo competía en Segunda B, que no es lo mismo.

Si los jugadores del Cádiz repiten algunos partidos tan malos como el de ayer no se clasificarán entre los seis primeros. Fue triste que perdieran el segundo puesto sin oponer más consistencia. Como en otros partidos lejos de Carranza, faltó la confianza y la decisión que se le supone a un equipo que pelea por lo máximo.

El Cádiz muestra altibajos que no se entienden muy bien. Hay algunos futbolistas imprescindibles, cuya ausencia se nota demasiado, como sucedió ayer con Alvarito. Una mala tarde la tiene cualquiera, pero es una pena que se esté perdiendo una oportunidad tan clara de ascenso como la que hay esta temporada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios