Torre Alta

Tito Valencia

Hablen

Fadricas, Janer... Hay asuntos que requieren mucho de acuerdos y de ayudas mutuas

Está de moda. Todos tenemos estos días en la cabeza, en el pensamiento, en la esperanza, la palabra 'hablen'. Surgida del conflicto catalán, como una desconocida en la política española, una palabra esencial en democracia, se ha convertido en toda una actitud extraordinaria, en todo un símbolo. Los españoles hemos descubierto, ante la adversidad, que en política existe el dialogo, el consenso, los acuerdos. Es decir "la palabra". Y como si de un rayo se tratase, nos hemos dado cuenta de que para la política actual de nuestro país, esta bella palabra está fuera de su vocabulario. Pero no, los que están fuera son los políticos de la realidad del país. Porque la situación actual de este conflicto es la foto fija de la mediocridad política que nos gobierna.

El país está en manos de políticos que piensan en las siguientes elecciones en vez de estadistas que piensen en el bienestar del país. Pero el conflicto catalán nos coge lejos y a la vez cerca. Pero aquí comentamos la política local. También, como no podía ser de otra manera, carecemos del arte de la palabra, del consenso, de los acuerdos. No somos capaces de sacar unos presupuestos que, indudablemente, beneficien a la ciudad. Tenemos unos presupuestos participativos. Tenemos un Consejo de Participación Ciudadana. Otros organismos de no se sabe qué, también. Pero los partidos políticos no son capaces de ponerse de acuerdo en nada. Y esto , para mí, anula todo el resto de participación.

Carecemos de la palabra "hablemos" también aquí en La Isla. Y hay asuntos importantes de que hablar. Asuntos que requieren mucho de acuerdos y de ayudas mutuas para que salgan adelante. Asuntos que llevan décadas y ningún gobierno, de distinto color, ha sido capaz de darle solución. Son imágenes, fotos, fijas de la ciudad que todos los ciudadanos tenemos grabadas en nuestra retina. Diez años llevamos ya viendo como se degrada una zona que en cualquier punto de nuestra geografía estaría dando riqueza y puestos de trabajo a la ciudad. Unos terrenos en una zona privilegiada para hacer un enclave privilegiado. Me refiero a los Polvorines. Medio millón de metros cuadrados. Prisa, mucha prisa, para pedir su desafectación y pausa, mucha pausa, para no saber qué hacer con ellos. ¿Qué pasa con estos terrenos? ¿Qué impide su desarrollo? ¿Tenemos claro que queremos hacer? Creo que la ciudad merece una explicación.

Nos vamos a otra zona de la ciudad. Janer, un gran complejo militar para convertirlo en un gran descampado. Comprado por la Zona Franca en 2013 por siete millones de euros. Todo arreglado. Gran hotel, un afamado supermercado tenía asegurada su ubicación, oficinas... De esto nunca más se ha sabido.

No quiero pensar que es por el cambio de gobierno en la ciudad. Pero otras cosas peores se han visto. Y estamos hablando de proyectos que darían una gran estabilidad económica a la ciudad. Proyectos que cambiarían esa foto en blanco y negro que tenemos de La Isla, en unas fotos a color o mejor a digital. Hablen y sobre todo hablen con los ciudadanos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios