El Alambique

Enrique Bartolomé

González Luque

Sigo -bien es cierto que en la distancia-, las colaboraciones periódicas que el profesor Francisco González Luque dedica al patrimonio histórico portuense y su imaginería en estas mismas páginas.

Historiador del Arte y Catedrático del IES Juan Lara de El Puerto, encierra en sus textos tres características, que hacen que sea -a mi manera de ver- un esplendido comunicador. Conocimiento exhaustivo a base de estudio, sentimiento vivo por lo que hace y entusiasmo por la enseñanza.

Tres reflexiones de otros tantos genios me vienen a la memoria para conjugar esa distintiva manera de escribir y de trasmitir de González Luque: "El género humano tiene, para saber conducirse, el arte y el razonamiento" (Aristóteles). "Un arte que no se basa en el sentimiento no es arte" (Paul Cézanne). "El arte es uno de los medios de comunicación entre los hombres" (León Tolstói). Y que cada cual saque sus propias conclusiones.

Lo más reciente. En diciembre de 1718 fallecía en nuestra ciudad el imaginero barroco Ignacio López. 300 años después, en Semana Santa, pude leer cada día en Diario de Cádiz una serie de artículos de González Luque, acerca de la figura de este insigne escultor -a decir suya, elevado a la categoría de los grandes maestros del barroco andaluz-, y de sus imágenes talladas en El Puerto.

La talla de Jesús Nazareno, el retablo de las ánimas de La Prioral, el Cristo atado del convento portuense de Concepcionistas o el crucifijo de tamaño académico que procede de la capilla de la Aurora, son algunas de las etapas en las que recala en sus colaboraciones periodísticas, González Luque.

Y en todas ellas, además de conocer la peculiar mano del imaginero Ignacio López, pude constatar la preocupación de su autor (Diploma de Patrimonio Histórico Local de 2016) por el lamentable estado de conservación de las piezas estudiadas y descritas.

Si las administraciones públicas tuvieran -como estoy seguro tiene en mente González Luque- que el arte no es algo que se pueda tomar y dejar, y es necesario vivir. Como ya anunciara Oscar Wilde. Otro gallo cantaría.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios