Ser o no ser

José guerrero 'yuyu'

Examen de conciencia

En una división donde la tabla tira bocados hay que sacar más resultados fuera de casa

Si el Cádiz fuera un hombre, sería el marido ideal. No da problemas fuera de casa. Se le puede dejar salir sin problema, que tan solo en contadas ocasiones forma algún lío a domicilio. El equipo de Álvaro Cervera no gana fuera de casa desde el 8 de diciembre, cuando se impuso al Zaragoza por 0-2. Y aunque en Carranza sí que se está siendo más contundente (al menos en el marcador) los números del Cádiz como visitante no invitan a ilusionarse con mantenerse arriba con comodidad.

Efectivamente, nadie dijo que esto fuera a ser fácil, y como ejemplo de que las cosas pueden cambiar de una día para otro baste mirar la reacción cadista tras la pájara de ocho partidos sin ganar. Pero lo cierto es que, de momento, fuera de casa no está la cosa como para apostar por el Cádiz. Y claro, los demás también aprietan y esta "flojera" a domicilio nos ha costado perder la segunda plaza, en beneficio del Rayo. Que sí, que es cierto que nuestra pelea era la permanencia, pero eso está ya conseguido salvo hecatombe nuclear mundial. Y creo que llegados a este punto y estando donde estamos, el Cádiz tiene que ser más ambicioso y buscar fuera de casa esos puntos que puede echar de menos a final de temporada. Otra cosa es que con esta plantilla tenemos lo que tenemos. Pero no creo que ese sea el problema.

El Cádiz ha hecho muy buen fútbol en algunos momentos de esta temporada y tiene jugadores de calidad. El que mejor conoce sus mimbres, desde luego es Álvaro Cervera, que sabrá mejor que nadie si por los partidos se va o te los encuentras. De momento, el técnico avisaba ayer en rueda de prensa que "ya no somos los de antes", en relación a la fiabilidad del equipo. Y no sé, pero me da la sensación de que se están dando por buenos los empates fuera, cuando tres empates a domicilio dan lo mismo que una victoria y dos derrotas. Parece como si, amparados en la igualdad de la categoría, no saliéramos a rematar la faena cuando hay empate en el marcador. Evidentemente, cuando no se puede ganar lo mejor es empatar. Pero eso está bien para momentos puntuales, no como dogma de fe. En una división donde la tabla tira bocados hay que sacar más resultados positivos fuera de casa si quieres ascender. Y queremos y debemos porque, como ya he dicho varias veces, para conseguir ascender o para amarrar la permanencia hay que sumar (por ejemplo) los mismos tres puntos de hoy.

Así que empecemos a abrir los ojos y vamos a por todas. No podemos estar repitiendo en todos los partidos de fuera el mismo discurso del entrenador: No tiramos a puerta, no hemos sido nosotros, así no se puede, etc. Creo que es hora de dar un pasito al frente. Oiga, que si reconocemos que es que no damos para más y que bastante hemos hecho con llegar hasta aquí, pues bendito sea el señor y agradecidos al equipo. Lo triste sería que pudiendo dar algo más no sepamos o no podamos darlo. Así las cosas, es día para seguir fuertes en casa, pero con propósito de enmienda para el siguiente partido fuera. Porque creo que podemos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios