Ser o no ser

José guerrero 'yuyu'

Cuarenta años no son nada

El equipo está de lujo y el club hace bien en intentar ampliar el contrato del entrenador

El Cádiz CF se ha empeñado en ponérnoslo difícil. Me refiero a eso de no hacerse ilusiones. Tras una temporada entera subiéndonos la adrenalina, ha comenzado la nueva temporada con la mayor de las ambiciones. Sí, es cierto que esto acaba de empezar y que vendrán partidos malos, pero de momento que nos quiten lo bailado. Mirar la tabla de segunda y ver al Cádiz líder provoca el mismo efecto que un Sandwich de Viagra.

Lo mejor del equipo es que no se está echando de menos s nadie. La temporada pasada pensábamos que nos iba costar años volver a encontrar un ariete como Ortuño y, de momento, Barral está haciendo de barrera para el recuerdo. Quizás sea porque hace años los delanteros se buscaban las papas en solitario y hoy se trabaja en equipo. Por cierto, un Ortuño del que todavía no entiendo que haya cadistas que se alegren de su situación. En la vida hay que ser agradecido, y sin sus goles a buen seguro que no hubiéramos estado disputando el el play off la temporada pasada. Y hoy tenemos un precioso partido, que se ha convertido ya en un clásico de la Segunda División, por sus recientes piques. La última vez que el Cádiz ganó en Oviedo yo estaba estudiando la EGB, así que ya ha llovido. Cuarenta años lleva el Cádiz sin ganar en el Tartiere. Y saben qué les digo, que tampoco me importaría que nos vayamos a los cuarenta y uno, siempre que al menos empatemos. Si nos traemos los tres puntos sería ya para pellizcarse y asegurarse que no es un sueño pero, tal y como está la liga y el Cádiz, un empate sería un maravilloso resultado. Y es que leyendo en positivo, el equipo de Cervera ha conseguido en tan solo cuatro partidos una quinta parte de los puntos necesarios para cumplir el primero de los objetivos: los 50 puntos para la salvación. Si el objetivo les parece cobarde o poco pretencioso les recomiendo que cojan la tabla y miren donde están ahora mismo equipos como el Zaragoza, que seguramente empezará a firmar ese objetivo cobarde si las cosas siguen así. El ascenso lo queremos todos, pero les aseguro que hay mayoría en la idea de no regresar, ni de coña, a la Segunda B. Así que la idea de la permanencia no me parece ni pobre ni cobarde. Quizás cuando llevemos treinta años en Segunda empezaré a aburrirme. De momento, me parecen mucho más atractivos los carteles de cualquiera de estos domingos que los de las nefastas temporadas en campos ubicados en polígonos industriales. Y es que lo importante para mejorar es no olvidar nunca de donde se viene. Hoy tenemos muchas bajas para enfrentarnos a un gran equipo como es el Oviedo, así que otra excusa más para dar por bueno un posible empate.

El equipo está de lujo y el club hace bien en intentar ampliar el contrato del entrenador. Hace año que no veo un entrenador que haya entendido tan bien la filosofía de club. Y personalmente me encanta su forma de ver el fútbol.

Pero Cervera no es tonto y sabe que el fútbol son resultados. Así que hace bien viviendo al día. Y nosotros disfrutando de la misma manera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios