La esquina del gordo

paco carrillo

Charadas y chorradas

Ya está bien que solo seamos los españoles los que nos demos golpes de pecho

Debiera ser obligatorio saber las diferencias entre el significado de una y otra palabra que, aunque parecidas, tienen distinto significado, aunque… no sé, no sé.

Charada es sinónimo de acertijo y chorrada se interpreta como cosa de poca entidad. "Charada", además, es una película protagonizada por Audrey Hepburn, (que, por cierto, ahora, veinticinco años después de su muerte, se está descubriendo que no era tan angelical como parecía. No sé cómo vamos a levantar cabeza los que la adoramos castamente). Perdone la digresión.

Pero iba a lo de las chorradas que de hecho pertenecen al pan nuestro de cada día, incluso a nivel internacional. Ahí tiene lo que propone Macron: servicio militar obligatorio aunque sea por un mes de duración. Por muy presidente de la República Francesa y Gran Maestre de la Legión de Honor que sea, salir ahora con una chorrada semejante… Verá, no es porque servidor se oponga; quizá esta medida fuera necesaria para ahormar a la disoluta juventud de nuestros días, y seguro que más barato que contratar profesionales con fecha de caducidad, pero que la obligatoriedad sea por sólo un mes… ¡Hombre, Manolo…! En un mes no se amortizan ni los uniformes. Sí, se sabe, que menos tiempo se tarda en consagrarse a un político de provincias, pero estos duran toda la vida y no estamos para derroches; hay que admitir que sufrir no cuesta nada.

¿Pero y esos equipos de guerra que van a repartir a los ciudadanos de ambos sexos en edad de merecer en los países nórdicos? Por lo visto llevarán escopetas y bombas de matar, palas para escarbar, caretas antigases, packs alimenticios de supervivencia y hasta calzoncillos y bragas, sin especificar si serán de los que marcan paquete o tangas de un solo uso. ¡Ojú omaíta!

Empezar por el extranjero debe interpretarse como ejemplo de que la globalización no solo es una política pensada para que los ricos ganen más y los pobres sean más pobres, sino para advertir de que las chorradas nacen en cualquier suelo. Ya está bien que solo seamos los españoles los que nos demos golpes de pecho. Verá, le pongo un ejemplo: ¿no está corriendo por ahí la especie de que la DGT va a exigir un equipo de salvamento para todos los automovilistas que transiten por zonas de nevadas? Seguramente será un bulo, porque en ese supuesto equipaje obligatorio, abultadísimo según dicen, hay que llevar, aparte de la radio del coche, otra de mano con una talega de pilas. ¡Tuviera que ver que por hache o por be, en medio del atasco, no pudiera oírse en las ondas las últimas declaraciones de María Lapiedra, Chabelita o Rociíto, que tanto consuela a la gente incivil y descomedida que se lanza a la carretera en días amenazadores a pesar de las predicciones meteorológicas, ¡panda de indocumentados…! Sí, lo de siempre: falta de escuela primaria, la única culpable de todas las pesadillas que padecemos y de los horrores que vivimos gracias a que somos tan de piara que no nos importa que las charadas pueden convertirse en chorradas con tan solo pasar por un hemiciclo de gente chorra.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios