Reabre el famoso restaurante La Posada de Jerez

La Posada fue uno de esos restaurantes de producto cuya fama corría en boca de todos, pero cuando aún eso de los restaurantes de producto no se había inventado. El empresario Juan Perera y el cocinero José Ramón Jiménez lograron cautivar a la gente de comé de la ciudad con algo tan simple como una ensalada de lechuga y tomate o unos calamares vuelta y vuelta, tan sólo pasados por la plancha. Este artilugio era el santo y seña de la casa... además de comprar buena materia prima.

El establecimiento ha abierto de nuevo. Cerró en 2015 tras dos etapas con nuevos empresarios que tuvo después de que lo dejara Juan Perera. En esta ocasión la gerencia está a cargo de uno de los grandes de la hostelería jerezana, Fermín Anguita, el gerente de El Bichero, que se ha convertido en un referente en el tratamiento de pescados y mariscos. Anguita se ha especializado además en recuperar negocios con solera de la ciudad. Se hizo con la gestión de la famosa pescadería de Sallago, situada en la Pescadería Vieja y frente a su restaurante. A principios de este mismo año ha reabierto también otro sitio legendario, la freiduría Bodosky, frente al parque González Hontoria y ahora se hace cargo de La Posada, un local que se abrió en 1964.

La Posada funcionará como restaurante y mantendrá su orientación de establecimiento de producto, aunque con un mayor protagonismo de las carnes. De hecho en su primera carta se pueden encontrar cortes de ternera retinta, vaca gallega o de razas de prestigio como Angus o Wagyu. Todas se elaboran a la plancha y luego se acompañan con patatas y verduras. Pero a esta selección de carnes han incorporado también cochinillo o cabrito que elaboran al horno.

La cocina está a cargo del cocinero Angel Medina que estaba ya en el equipo de Fermín Anguita, en concreto en El Bichero. La idea es que Medina desarrolle también otra de las patas fundamentales de la nueva Posada, los guisos de cuchara. Medina borda guisos como las manitas de cerdo con garbanzos o el puchero. Los guisos irán cambiando cada día. Se mantendrá también la famosa ensalada de La Posada y sus pescados a la plancha como los calamares o el pez espada. También tienen en carta bacalao. Fermín Anguita señala que "de todos modos ahora estamos probando. Nuestra vocación aquí es hacer un buen restaurante de carnes, aunque tengamos algo de pescado pero ahora estamos viendo cuales son los productos que el público prefiere y así ir perfilando esta primera carta que tiene carácter provisional". El empresario señala que también han cuidado la carta de vinos.

El establecimiento funciona como restaurante. "De todos modos también servimos medias raciones, pero no hay tapas". La Posada tiene una distribución singular. Sus mesas se dividen en dos pequeños salones, con una capacidad para unas 40 personas y la cocina, a la vista del público, está a la entrada. Anguita ha respetado la estética del establecimiento "porque lo que queremos es recuperar establecimientos de Jerez de los que se tienen muy buenas referencias, manteniendo su encanto, como hemos hecho con el Bodosky.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios