La Crítica

La voz del alma

  • Mara Rey inicia el concierto con una buena tanda de bulerías y tangos. Parrita dedica unas rumbas a Camarón y a Lola Flores.

La música de este artista, que a veces es más cantaor que cantante, y viceversa, resulta ser una obra sinfónica en el escenario. Sus canciones ya forman parte del colectivo popular. Este indudable representante de la cultura flamenca ochentera, ha creado un estilo propio que cuenta con multitud de adeptos, aunque ayer faltó público, y una nueva generación de artistas que se miran en él constantemente. Vicente Castro Parrita cuenta con una mirada tímida que expresa serenidad y dominio, pero su voz es inmensa y embaucadora. Podría decirse que es un músico que trabaja más con el alma que con la voz, con la voz del alma.

Protagonizó un concierto intenso y cargado de sentimientos, sobre todo, en aquellos momentos en los que se acordó de su "amigo" Paco, parte fundamental de sus últimos proyectos discográficos como en el caso de Copla Flamenca, en el que también participaron otros guitarristas de la talla de Tomatito o Pepe Habichuela. El hilo conductor del espectáculo se centró en la interpretación de temas históricos del artista, con estilos que van desde la canción, la balada y la copla flamenca. Porque el eco de Parrita es flamenco cante lo que cante, eso es indiscutible.

Un romántico empedernido que le canta al amor, a la verdad y la experiencia. A la vida misma. Su capacidad para versionar temas populares es asombrosa, impregnando a cada uno de ellos de su propia personalidad mejorando, en muchas ocasiones, a los originales. Este grande de la música española nos regaló matices sonoros que provocaron alguna que otra lágrima. Posee una voz limpia y clara, que transmite la bondad de un profeta de la canción. Pepe de Lucía no faltó a la cita. Asistieron aficionados de toda la provincia y de todas las edades. Pero los que más disfrutaron fueron aquellos que vivieron la etapa inicial del valenciano, una época en la que sus rumbas sonaban a todas horas.

Su estilo no es otro que la expresión humilde y profunda de canciones en las que no existe el engaño ni la falsedad. Canta como siente.

No debe ser fácil elegir repertorio entre los más de ciento cincuenta temas que ha compuesto el cantaor a lo largo de estos treinta años de carrera, pero seleccionó una tanda muy representativa con rumbas dedicadas a Camarón o Lola Flores. Contó con colaboraciones en las voces de Manuela de Algeciras y de María Montilla.

La actuación de Parrita estuvo precedida por la de Mara Rey, artista que dio la bienvenida al público que acudió al parque María Cristina, con una voz llena de arrojo y valentía. La artista jerezana, sabiendo mandar en el escenario, aseguró que "para definir a Paco no hay palabras en el diccionario". Realizó un aplaudido número por tangos con una buena afinación. Gustó su voz y el acompañamiento del piano de Ismael Carmona, El Perla estuvo genial a la guitarra, a la percusión estuvo Alejandro El Negro, y a las palmas, Juan Fanega y Juan El Brecha.

Continuaron recordando a Paco por bulerías, con letras de Camarón y otros tantos cantaores del nuevo flamenco, continuando su intervención con un tema compuesto por su padre, Tony Rey, que emocionó bastante. Domina las distintas tonalidades pasando de la dulzura más agradecida al coraje de una fiera. Se marchó con el título Volver, un clásico en el que contó con la compañía magistral de su hermano Antonio Rey, gran figura de la guitarra flamenca, y su hijo José, un cantante que tiene una voz melódica para triunfar con canciones actuales.

PARRITA Y MARA REY 

Cante: Parrita, Mara y José Rey. Guitarra: Jorge Heredia, El Perla, Antonio Rey. Palmas: Petete, Juan Fanega y El Brecha. Teclado:Johnny Salazar. Percusión: Vicente Castro. Lugar: Parque María Cristina. Fecha: Miércoles, 20 de julio. Aforo: Medio aforo. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios