Última hora Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto de Cádiz por la avería de un barco con destino Canarias

"He vivido muchísimo, como un glotón tragándose el mundo"

  • Sale al mercado la autobiografía de Errol Flynn, 'Aventuras de un vividor', cuando se cumplen cien años de su nacimiento y cincuenta desde su muerte

"Mi comportamiento en los burdeles ha sido ejemplar: nunca me han expulsado". Esta afirmación podría resumir la volcánica existencia de Errol Flynn, un mito de Hollywood cuya autobiografía, Aventuras de un vividor (TB Editores), se publica en España coincidiendo con el centenario de su nacimiento.

Hilarantes, dinámicas, ágiles, las memorias de Flynn narran con suma ironía y cinismo los escasos cincuenta años que duró su vida, la cual exprimió hasta el hastío: "Estaba sentado en la cima del mundo. Tenía dinero, amigos, fama y las mujeres me requerían (...) Sin embargo, encontraba que en la cima del mundo no había nada".

Para entonces ya había comenzado el declive, entre vodka y narcóticos, de la fabulosa trayectoria de este bon vivant radical, un vitalista extremo que, a pesar de su fama de mujeriego, sólo confesó un verdadero amor: "La atracción del mar, en todas sus formas, es, probablemente, mi pulsión más acuciante".

Nacido en Hobart, municipio de la australiana isla de Tasmania, el 20 de junio de 1909, pocos habrían apostado que aquel rebelde y apuesto joven llegaría a convertirse en una celebridad sexual y artística, merced a una carrera cinematográfica que le consagró como uno de los mejores actores entre las décadas de los treinta y los cuarenta.

El artista mantuvo siempre una relación peculiar con sus padres, él un prestigioso biólogo marino apocado y sumiso, ella un ama de casa severa y estricta. A los 17 años, Flynn comenzó una peregrinación que le llevó por diversas islas y empleos hasta que, en 1932, el director Joel Swartz le contrató para la película In the wake of the bounty, el punto de inflexión que marcaría su futuro. De ahí a Hollywood, su contrato con la Warner, sus primeros trabajos, su matrimonio con la afamada actriz Lili Damita y por fin, en 1935, la película que le convirtió en una estrella: El capitán Blood.

Luego llegaría su consagración con títulos como La carga de la brigada ligera, El príncipe y el mendigo, Robin de los bosques, Dodge, ciudad sin ley o Camino de Santa Fe, hasta iniciar la lenta decadencia que terminaría con su fallecimiento, en Vancouver (Canadá) el 14 de octubre de 1959, debido a un ataque al corazón.

Entre medias, Flynn se casó dos veces más -Nora Eddington y Patrice Wymore-, tuvo cuatro hijos, rodó otro buen puñado de películas y dejó escritas un sinfín de reflexiones acerca de la vida, el fracaso, el matrimonio, su paso por el séptimo arte y, por supuesto, las mujeres: "Toda mi vida, las damas me han hecho sufrir".

La curiosidad, el motor de su existencia, llevó a Flynn a recorrer el mundo. Ese espíritu inquieto le trajo a España durante la Guerra Civil, en la que simpatizó con el bando republicano. A medio camino entre despedida y epitafio, en el último capítulo del libro, Flynn confiesa: "Vivir he vivido, muchísimo, como un glotón comiéndose el mundo, y no creo que sea egolatría, sólo un hecho, sugerir que pocos de los que han vivido en este siglo han tragado más mundo que yo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios