El vino de Jerez cautiva la Berlinale

  • El largometraje 'Jerez, y el misterio del Palo Cortado' recibe una acogida sin precedentes en el Festival de Cine de Berlín Las entradas para el estreno mundial se agotaron en minutos

Más de 200 personas pudieron disfrutar en primicia la noche del miércoles del estreno de 'Jerez y el misterio del Palo Cortado' en Berlinale. El público asistente que atestó la sala de proyección, tras colgarse el cartel de "no hay billetes" desde el primer día de su puesta a la venta, estaba compuesto por una curiosa mezcla de cinéfilos y enófilos, además de profesionales del mundo de la sumillería y la gastronomía que habían sido invitados por las bodegas jerezanas allí desplazadas y el Consejo Regulador de la DO Jerez. El estreno contó además con la asistencia del embajador de España en Alemania, que quiso así mostrar públicamente su apoyo a la cinta, además de haber sido anfitrión de la velada de la jornada anterior de presentación del trabajo en la embajada.

El documental que presentaron orgullosos sus creadores, Antonio Saura como productor y José Luis López Linares, como coproductor y director, es el resultado de varios años de trabajo de documentación y meses intensos de rodaje por zonas tan distantes como el marco de Jerez, Madrid, País Vasco o Barcelona. La cinta constituye una valiosa pieza documental que recoge testimonios personales y profesionales, de personajes del ámbito de la bodega, la viña, la tonelería y la alta gastronomía, que conforman un caleidoscopio de impresiones y vivencias centradas en la fascinación por este universo enológico tan único y singular.

Tras finalizar la película, el público asistente tuvo la oportunidad de seguir disfrutando de los vinos de Jerez a través de una cena maridaje, magistralmente ejecutada por el laureado chef español Paco Pérez, poseedor de 5 estrellas Michelin en diferentes restaurantes de Barcelona y Berlín. El chef ideó un menú muy especial para que según sus propias palabras "los vinos de Jerez brillaran. Hacer cine es arte, pero hacer jerez es un arte también, y el menú es muestra de ello". Diferentes y sofisticadas creaciones de cangrejo, mero, o helados fueron acompañados de emblemáticas marcas jerezanas de Valdespino, Bodegas Tradición, González Byass, Equipo Navazos y La Guita. Con el Palo Cortado como hilo conductor e indiscutible protagonista, pero también se pudieron degustar, finos, manzanillas, moscateles y pedro ximénez.

El director del Consejo Regulador, César Saldaña, que se mostró muy satisfecho por la acogida del largometraje en el Festival, apuntó que esta obra "muestra como el jerez es una parte importante de nuestra cultura y cómo ejerce su fascinación sobre personas de ámbitos muy diversos, particularmente en el mundo de la gastronomía", y que la propia película "constituye una herramienta muy valiosa para divulgar el vino de Jerez a nuevas generaciones de consumidores, desde una óptica de máxima calidad".

Por su parte, Antonio Saura comentó que "esta película surgió de una locura, pero estamos convencidos de que va a ayudar a divulgar el vino de Jerez por el mundo entero. Ya hay muchos festivales interesados, lo que muestra la calidad del trabajo pero sobre todo del producto en sí. No hay mejor ejemplo que el vino de Jerez como producto de alta calidad que necesita tiempo alcanzar la plenitud. Estar en Berlín ha significado saltar muchas barreras, en 10 años de sección culinary cinema es la primera película que no se inspira en un restaurante o un chef, es la primera cinta sobre vinos que se estrena en Berlín".

El director del largometraje, José Luis López Linares apuntaba que "son 89 minutos para enamorar al público, para dejarse fascinar por estos vinos únicos. La película pretende ser el punto de partida de una hermosa relación de amor y disfrute para los sentidos. El propio equipo de rodaje y montaje somos el vivo ejemplo de lo cautivador que es conocer el universo enológico jerezano".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios