El vínculo de las mujeres de Santa María con el poder en Cádiz

 Frédérique Morand se ha doctorado con una tesis que ahonda en la historia de Cádiz hasta 1596. Un manual con datos inéditos de un pasado "del que apenas había información" y  que presentará mañana a las 19.00 horas en una conferencia que tendrá lugar en la iglesia de Santa María. Con su investigación ha conseguido adentrarse en la mentalidad de la época y las relaciones de las monjas y mujeres recluidas en este convento con los personajes más relevantes de la ciudad, en la de aquellos comerciantes genoveses que estaban tanto presentes en el cabildo eclesiástico como civil.

Construido sobre la ermita de Santa María, descubrirá que "se trata del primer monasterio que se creó en Cádiz de la orden segunda", así como otros muchos datos interesantes como es el interés de "Roma en tener controlado Cádiz, pues desde 1493 era el único puerto que tenía el monopolio para comercializar con Berberia, por lo que sus regidores no querían cortar relaciones por cuestiones económicas". En este apartado señala que ha estudiado la jurisdicción eclesiástica, de todos los obispos que pasaron por aquí desde 1495 a 1564, muchos italianos. Y que desde 1523 el Rey podía nombrarlos, con lo que conllevaba para el control territorial, aparte del espiritual. A través de las capillas de la iglesia, también desvelará la relación histórica de las mujeres de Santa María con personajes muy influyentes a través de algunos árboles genealógicos. Es el caso de los Estopiñán que en 1616 están involucrados en la ermita de Nuestra Señora del Arrabal o los Pedro Marufo, fundador de la capilla de Nuestra Señora del Arrabal. De hecho, las monjas para mantener el convento vendían las capillas a personajes influyentes. "Hacer la historia de las monjas es hacer la historia de la ciudad como conjunto urbanístico", explicó Morand.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios