La vida que pudo haber sido

Hurbinek tenía tres años cuando murió en Auschwitz. Su historia no llega ser a más que una breve mención en La tregua, de Primo Levi. Adolfo García Ortega trama alrededor de este dato los hechos que pudieron preceder al nacimiento de Hurbinek y lo que pudo haber sido su existencia. El comprador de aniversarios -merecedora del premio Dulce Chacón- es un desolador relato del horror. Del espanto en detalle. No se recrea, no se deleita: su narración es precisa y carente de efectos. Pero subraya, de manera suave y constante, los rasgos de humanidad. La sensibilidad que, en medio del espanto, es capaz de hacernos distinguir la maravilla. Los continuos juegos de tiempo -que aquí lastran un tanto el tono de la historia- no llegan a enturbiar el principal valor del libro, que no es otro que despertarnos la voluntad de esperanza.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios