La otra vida es bella

Roberto Benigni. Prólogo de Umberto Eco. Trad. de José Palacios y Ángel Crespo. Confluencias. Málaga, 2012. 220 páginas. 18 euros

Muy popular en Italia y conocido internacionalmente por su famosa película sobre el triunfo de la voluntad -o de la imaginación- en el infierno de los campos nazis, Roberto Benigni lleva años recorriendo Europa con un espectáculo titulado TuttoDante, donde comenta y recita los versos de il Sommo Poeta. De dichas actuaciones, que empezaron como conversaciones con estudiantes y han presenciado cientos de miles de espectadores -Benigni ha recibido varios doctorados honoris causa por sus "méritos dantescos"-, han nacido estas lecturae Dantis editadas por Valentina Pattavina y prologadas por Umberto Eco. Publicado por la editorial malagueña Confluencias, que reproduce los Cantos citados por Benigni en la benemérita traducción de Ángel Crespo, Mi Dante es un libro precioso que sorprenderá a los aficionados a la Comedia, porque nada permite sospechar que los cómicos no sean seres pensantes -valga el caso de nuestro Fernán Gómez, de Dario Fo o tantos otros-, pero tampoco esperamos de ellos que muestren semejante finezza a la hora de abordar los clásicos. Por lo demás, como bien dice Eco, "es un error moderno creer que la poesía es una cosa de intelectuales refinados".

"Cuando se habla de Dante, se me estremecen el cuerpo y el alma; es un poeta eterno al que siempre he apreciado como a un amigo", confiesa Benigni, y esta sencilla afirmación contiene el secreto -la emoción, la cercanía- que ha logrado insuflar nueva vida a una obra que fue, como también recuerda Eco, un bestseller desde sus orígenes. Cuenta Pattavina que entre los toscanos -Benigni nació en un pueblo cercano a Arezzo- se tiene a gala saber de memoria los versos del Dante, que los niños aprenden de sus padres. Pero el actor y cineasta ha convertido su pasión por el florentino en un fenómeno de masas, demostrando que el gusto por los viejos endecasílabos -perfectamente inteligibles para los italianos actuales- dista de ser una afición arqueológica. Con su buen humor acostumbrado, Eco le propone que filme, encarnando a Dante, por supuesto, una película titulada La otra vida es bella.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios