El viaje vital de Brad Pitt

  • Fincher adapta un relato de Scott Fitzgerald con el galán de protagonista

Este año las candidaturas a directores de los Oscars son bastante curiosas, pues parece que a tres cineastas que entran y salen en el sistema de Hollywood la industria les da la opción de legitimarse. Junto al leal funcionario de los estudios Ron Howard y el británico Stephen Daldry, que cumple la cuota cultureta, figuran Danny Boyle, Gus Van Sant y David Fincher. Este último es el que nos ocupa hoy, pues se estrena El curioso caso de Benjamin Button, que con sus 13 candidaturas es la gran favorita en la ceremonia de este año. Puede que la Academia intente compensar el ninguneo el año pasado de la gran Zodiac, una de las películas americanas de la década, pero al fin ha decidido poner en la final del Oscar a uno de sus más heterodoxos directores, que es demasiado juguetón. Tras la magistral Seven se dedicó demasiado a quedarse con la gente con eficaces artefactos que no se tomaban en serio a sí mismos, como The Game, El club de la lucha o La habitación del pánico. Tras Zodiac ha decidido rodar una peculiar historia de amor basada en un sujeto que crece al revés. Es decir, nace con el cuerpo de un anciano y a medida que su existencia avanza se convierte en un joven.

El curioso caso de Benjamin Button adapta un relato de Scott Fitzgerald. El proyecto cayó en las manos de Fincher en la temprana fecha de 1992, pero no le interesó. Entonces era una historia centrada en el mundo del jazz. Sin embargo, más adelante Eric Roth, uno de los más cotizados guionistas de la actualidad –entre sus créditos Forrest Gump y Munich- rescribió el guión y le dio su forma actual. Por uno de estos rebotes que se dan en la vida volvió a Fincher, que entretanto había demostrado su valía y decidió hacerla. Desde el primer momento tuvo claro que su inverso protagonista debía encarnarlo Brad Pitt, con el que rodó El club de la lucha. Hubo que pelear que el actor accediera, pues no tenía ganas de rodar un melodrama romántico ahora que intenta escapar de su imagen de galán. Pero al ver que no era una historia de amor típica lo convenció. Cate Blanchett, Julia Ormond y Tilda Swinton escoltan a Pitt en el reparto. Curiosamente, ninguna de ellas ha sido nominada a los Oscars, ni siquiera la experta en candidaturas Blanchett. La que sí es candidata junto con Pitt es Taraji P. Henson, que da vida a la madre adoptiva del pequeño Benjamin.

El reto para Pitt es mayúsculo, ya que se trata de encarnar a este personaje en toda una vida al revés, dando todos los matices ayudado por kilos de maquillaje. Un trabajo que puede quitar por fin el sambenito de “guaperas” que aún lleva, a pesar de haber participado en films muy ambiciosos como Babel o El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford. Benjamin Button nace en la emblemática fecha en que se acaba la Primera Guerra Mundial. Su padre, un rico empresario de Nueva Orleáns, se asusta al ver su aspecto de viejo y lo abandona en un asilo, aprovechando que la madre ha muerto en el parto. Button crece al revés y va rejuveneciendo, enamorándose de la nieta de una de las internas. Sin embargo, Benjamin, antes de consumar su amor, iniciará una serie de viajes por todo el mundo, en los que vive aventuras marcado por su extraña particularidad biológica que le convierte en un ser extraño.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios