"Cada vez que escribo siento el mismo temor"

  • El autor Felipe Benítez Reyes confiesa que su meta era hacer del recopilatorio "una obra sensatamente caótica"

"Cuando Felipe presenta una obra es una fiesta en la que hay que vestirse de largo".

Con estas breves pero concretas palabras presentaba, en la tarde de ayer, el músico y compositor gaditano Javier Ruibal, a su amigo, escritor y gran maestro de la pluma, Felipe Benítez Reyes.

El Baluarte de la Candelaria fue testigo de la presentación de la obra del autor gaditano, titulada Laboratorio de irrealidades y editada por el Servicio de Publicaciones de la Diputación de Cádiz.

Una obra, como su propio autor califica y su título deja entrever, "sensatamente caótica", ya que se trata de un recopilatorio de las muchas publicaciones del escritor procedente de Rota. Claro que no podía faltar, antes de que comenzaran los elogios y piropos hacia la figura de Benítez, la lectura de un texto del escritor, que propició una participante del auditorio perteneciente a la Asociación de Personas Lectoras de Cádiz. Acto seguido comenzaba el evento con las palabras de Ruibal, que confesaba traer escrita su intervención. "Doce novelas, diez ensayos, una obra de teatro, su flamante premio Nadal. Sin olvidar las teclas de su guitarra eléctrica con ritmos de blues. Firme defensor de los chiflados y de los personajes secundarios, numerosos en sus obras. Y con los que consigue dar ritmo a sus diferentes escenas, como si ocurriesen en la gran pantalla". A lo que añadió el popular compositor: "Cuando quiero regalar emociones, El Palatium de Felipe es el mejor obsequio".

Con su corta pero intensa presentación, Javier Ruibal arrancó los aplausos de los numerosos asistentes a la presentación de Laboratorio de irrealidades. Una compilación para todos los gustos que incluye novela, relato, teatro, artículos de prensa, ensayos literarios. "Una visión global de mi entendimiento sobre la literatura que, para mí, es una materia única", tal y como explicaba Benítez Reyes.

Tras publicar numerosas obras, escribir en prensa y guiones de teatro, Felipe no pudo ocultar su miedo y respeto ante la literatura. Tal y como expresaba: "Cada vez que escribo siento el temor de la primera vez. Creo que el escritor siempre debe estar en alerta ante su estilo, su forma, para no pasar del gesto a la mueca. Y todo ese proceso íntimo es peculiar, y no resulta angustioso ni satisfactorio".

Para muchos críticos y expertos, el género literario es indispensable en la cultura actual, aunque muchos son los autores, que como Benítez Reyes, piensan que un libro es algo más que cultura.

"Con Laboratorio de irrealidades aspiro a que se convierta en un libro de noche, por sus diferentes registros genéricos. Pero lo más importante, es que debe distraer, ya que considero que es uno de los objetivos y propósitos que debe tener en cuenta un escritor", se sinceraba el creador.

Para confeccionar la obra, aseguraba el poeta, "he tenido que hacer una cronología de mis obras y tenía bastante claro que sería muy complicado enfrentarme a todos mis libros. Porque uno nunca sabe lo que quiere hacer pero si se tiene claro lo que no se quiere ser ", argumentaba.

No quiso comentar muchos más detalles de su obra, ni de su concepción de la literatura, ni de su creación íntima.

Pero lo que sí dejó bastante claro es que "todo escritor tiene que partir de la idea de que la última palabra siempre está en el lector por que no se puede ser vanidoso", concluía, humilde y sincero, Felipe Benítez Reyes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios