La verdad sobre los héroes de la embajada española en Budapest

  • Arcadi Espada presenta en Cádiz su último libro, titulado 'En nombre de Franco'

Ángel Sanz Briz, Elisabeth Tourné, Giorgio Perlasca y Zoltan Farkas. Son los nombres de cuatro héroes desconocidos para la mayoría de las personas. Ellos salvaron la vida de miles de judíos a través de la embajada española en Hungría.

El periodista Arcadi Espada (Barcelona, 1957) ha decidido dar a conocer la verdad sobre la hazaña de estos cuatro diplomáticos en su libro En nombre de Franco. Los héroes de la embajada de España en el Budapest nazi, publicado por Espasa. El autor estuvo ayer en la capital gaditana para presentar esta obra en la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC).

En una conversación previa al acto, Arcadi Espada afirmaba que la mentira le excita. Por eso, al investigar sobre la matanza de judíos en Hungría y la historia de la intervención de los diplomáticos para salvar a los judíos de la muerte, y descubrir las mentiras que se han escrito sobre este asunto, decidió dar a conocer la verdad. "Como cualquier libro que escribo, mi objeto es siempre establecer en la medida de lo posible la verdad de los hechos. Eso también me ha guiado a la hora de hacer este reportaje sobre la salvación de los judíos húngaros por la embajada española". Y aclaró que en el libro "no hay ni una gota de ficción" porque a él la ficción le da "repelús".

Una de las verdades de esta historia que el periodista cuenta en su obra es que todo se hizo por orden expresa de Franco. "Yo no lo juzgo. Lo que sí es indiscutible es que Franco dio las órdenes pertinentes para que esos judíos fueran salvados. Hay una gran cantidad de documentos y telegramas que demuestran eso".

Lo que también deja ver Arcadi Espada es que los motivos que movieron a Franco para dar esta orden iban más allá del aspecto humanitario. "No fueron sólo motivos humanitarios los que le llevaron a dar esa orden, pero fueron humanitarios también. Lo digo porque tenemos que reconocer que los franquistas podían hacer actos humanitarios. Pero evidentemente hubo algo más, y era la necesidad de ganarse a la opinión pública de los países extranjeros, especialmente a los Estados Unidos de América". Señaló que la opinión pública de EEUU la lideraban Hollywood y el New York Times, que eran empresas que estaban en manos de los judíos. "Franco quería pedirles algo a cambio a ellos, y era que evitaran que la opinión pública se lanzara contra su gobierno para que los aliados no invadieran España y derrocaran el régimen de Franco".

La portada del libro está ilustrada con el Monumento a los Zapatos situado a la orilla del río Danubio a su paso por Budapest, que "evoca a una de las tragedias más brutales de la historia europea", en palabras de Espada, quien contó que días antes de que los rusos llegaran a Budapest, los nazis todavía iban por los asilos y hospitales buscando judíos. Su forma de matarlos era atándolos de dos en dos al borde del muelle y disparando en la cabeza a uno de ellos. Así, caían los dos al agua y el otro moría ahogado. "Antes de dispararles, les quitaban los zapatos porque eran un bien valioso en el frío invierno de Budapest", concluía el periodista catalán.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios