radiografía Análisis de las infraestructuras y actividades de la ciudad

El tejido cultural, a examen

  • Expertos de todos los ámbitos dudan de la capacidad de la ciudad para ejercer como Capital Iberoamericana de la Cultura en 2012 · El conjunto de la programación no alcanza el notable

Comentarios 3

Notas antes de verano. Pruebas de Semana Santa. El equipo de Cultura de Diario de Cádizpone a examen el tejido cultural de la ciudad. Las preguntas las hacemos nosotros; las respuestas, diferentes agentes implicados en el ámbito cultural en Cádiz; y el objeto a analizar son tanto las infraestructuras como el contenido del amplio campo que comprenden la cultura y las artes.

Así, a un año de que Cádiz ejerza como Capital Iberoamericana de la Cultura, hemos preguntado a distintos implicados en la gestión cultural su opinión acerca del clima de la capital gaditana. Entre las diferentes respuestas hemos obtenido varios denominadores comunes: el hecho de que no haya calado suficientemente la idea de que lo cultural puede servir como motor económico, la inercia y "politización" en las programaciones y la falta de colaboración -y, por tanto, desperdicio de esfuerzo, dinero e infraestructuras- entre instituciones.

No todo son equipamientos e inversión -recuerdan algunos de los agentes consultados- sino, también, imaginación. Los entrevistados echan en falta espacios que lleven el arte y la cultura práctica más allá de lo teórico, una cuestión casi virgen, señalan, para el sector público.

También contestan, casi por unanimidad, que la ciudad no está preparada para afrontar el reto de la capitalidad cultural iberoamericana.

Para cerrar su contribución a nuestro examen, no podían faltar las puntuaciones. De esta forma, hemos pedido a nuestros encuestados que califiquen, de manera anónima, de uno a diez las diferentes programaciones estables más relevantes de la ciudad. La nota media general -los resultados particulares están detallados en la tabla colocada junto a estas líneas- nos remiten a que todas las programaciones e instituciones obtienen el aprobado pero ninguna sobrepasa el notable.

José Manuel Benítez Ariza. Escritor

1.Considero que la cultura tiene que ver con la privacidad y con la capacidad del ciudadano para disfrutar en soledad de determinados bienes, digamos, espirituales; por tanto, la expresión "programación cultural" me resulta un poco chocante, y tiene más que ver con el mundo del espectáculo y la diversión pública que con la verdadera difusión de la cultura, que nunca es masiva ni gregaria. Hecha esta salvedad, creo que lo que se programa en Cádiz concuerda con el tamaño de la población y con la demanda que ésta pueda ejercer. Hablando de mis propios intereses (literatura, cine), creo que de lo primero hay suficientes ocasiones (incluso demasiadas) para que el ciudadano interesado pueda asistir a una presentación literaria o a un encuentro de autor. Peor es el caso del cine: la programación de las salas comerciales es lamentable (también lo es el servicio que ofrecen) y lo patrocinado por instituciones públicas (Alcances, Campus Cinema) tiene desde hace años una orientación que no coincide en absoluto con mis gustos e intereses, por lo que no me atrevo a calificarla, más allá de señalar que no me gusta, y que creo que un sector del público cinéfilo gaditano está absolutamente desatendido.

2. Aparte de lo dicho sobre el cine, se echa en falta una mayor oferta de talleres literarios, de pintura, etc., que capaciten al ciudadano para entender las artes desde su práctica; existe una cierta oferta privada que cuenta con mucha aceptación, pero no hay ninguna iniciativa al respecto por parte de las instituciones públicas. Y falta, sobre todo, "ambiente": cualquier usuario de una línea de autobús interurbana sabe que los conductores de éstas suelen llevar la radio puesta a niveles absolutamente insoportables, contra el hecho evidente de que una buena parte de los viajeros lleva libros y pretende leer durante el trayecto... Extrapólese este dato a otros espacios públicos de la ciudad, y véase si hay en ella ocasiones y ambientes que animen, no ya a la lectura, sino al mero ejercicio sereno del pensamiento. Reducir el ruido sería una medida de "animación cultural" de primer orden.

3.Rotundamente, no. Supongo que, con dinero -que no parece que sea algo que vaya a abundar a medio plazo-, podría hacerse que ese año coincidieran en la ciudad diversos eventos de aparente importancia -conciertos, exposiciones, encuentros de artistas e intelectuales-; pero este tipo de acontecimientos son pasajeros y rara vez dejan una huella duradera en el paisaje cultural de una ciudad.

Ana Rodríguez-Tenorio Sánchez. Asociación Qultura

1.Limitada y poco estructurada, sobre todo teniendo en cuenta que, en mi opinión, el atractivo cultural es uno de los que mejor pueden contribuir al desarrollo de la ciudad. Con motivo, y creo que en ocasiones con la excusa, de la crisis económica, las instituciones públicas se han retraído en sus programas culturales y su oferta ha disminuido de forma evidente, reduciéndose a eventos puntuales y esporádicos que no contribuyen a crear el clima de continuidad que debe caracterizar a una ciudad cultural. Y, por otra parte, tampoco se lleva a cabo una política decidida de apoyo a las iniciativas privadas, ciudadanas, en este campo.

2.La música, el teatro, las artes plásticas y el cine. En este último aspecto reseñaría la deficiente calidad en la programación de las salas de cine, a las que no llegan un buen número de películas de contrastada calidad que pueden verse en el resto de las capitales del país. La literatura quizá sea el área más representada, con presentaciones de libros, intervenciones de escritores, etcétera, en muchas ocasiones de manos de la iniciativa privada. El apoyo por parte de las instituciones y entidades privadas a estas iniciativas, como grupos locales de teatro, danza o música, artistas plásticos, asociaciones promotoras de actividades culturales o el fomento de una buena orquesta con una programación continuada me parece fundamental para la creación de un tejido cultural permanente en el que todos los ciudadanos se vieran implicados. Lo cual no está reñido con la celebración de congresos, encuentros o festivales de calado que puedan convertirse en un referente que traspase las fronteras de la ciudad, exposiciones relevantes y una programación teatral y musical de auténtica calidad. Además, por supuesto, de una verdadera colaboración entre administraciones para potenciar el atractivo del patrimonio arqueológico e histórico.

3.Decididamente, no. Y creo que es algo en lo que es decisiva por una parte esa colaboración entre las administraciones y también entre éstas y la iniciativa privada y la ciudadanía, a la que hay que motivar y quizá convencer de esta importancia de la cultura para el presente y el futuro de la ciudad.

María Martín-Arroyo Lopiz. Responsable de la librería-café La Clandestina

1.Creemos que la oferta es bastante completa y diversificada aunque se puede mejorar. Por ejemplo, teniendo en cuenta la importancia que la música tiene en Cádiz, creemos que tiene poca presencia en la calle. Asimismo echamos en falta salas de cine donde se proyecten películas en versión original que se salgan de los círculos más comerciales.

2.Echamos en falta la música en directo, locales donde la gente pueda tocar. También nos parece que la Feria del Libro debería celebrarse en la calle, en una de las plazas de la ciudad, para que todo el mundo (incluso las personas que no tienen por costumbre visitarla) se la encuentre y la vaya conociendo.

3.Sinceramente, el tema de la capitalidad cultural no nos preocupa ni interesa especialmente, pero como hemos dicho en las anteriores respuestas, sí pensamos que se podrían mejorar algunos aspectos culturales de la ciudad.

Paloma García. Gerente del café-teatro Pay-Pay

1.Con poco reflejo de lo que actualmente se mueve en el mundo cultural, las nuevas creaciones, los espectáculos menos comerciales.

2.La danza creo que es la que menos representada está. Echo en falta las nuevas tendencias teatrales y muestras de los nuevos grupos musicales, así como todo lo referente a la cultura artística que tienen que ver con la era digital: vídeo-arte, vídeo-poemas, etc...

3.Creo que el tejido e industria cultural de Cádiz se está quedando obsoleto y esto redunda en que cada vez es menor el público que acude a actos culturales, mejor dicho, es siempre el mismo. No se está creando público nuevo, cada vez existe menos generación de público que asista al teatro o a conciertos que no sean comerciales.

José María Estebna González. Arquitecto

1.Creo que la programación cultural en la ciudad esta sujeta a una cierta tendencia, en parte elitista, en parte institucional y con poca repercusión en la mejora del nivel cultural de la mayoría de los ciudadanos de Cádiz. Pienso que no corresponde del todo a las necesidades reales de la ciudad. La programación, en gran parte, solo es accesible por un numero pequeño de ciudadanos: debería ser más abierta y con mayores posibilidades de atractivo. No conozco ninguna estadística de asistencia, y hay actos muy caros a los que asiste un numero muy reducido de personas. Las instituciones deberían hacer públicos sus números de asistencia y sacar conclusiones. La producción sería más coordinada y efectiva si hubiera calendario o consenso entre instituciones: tener una oferta amplia y algo anárquica ha diluído su interés. No obstante, la Universidad, el Ateneo, la Asociación de la Prensa, Colegio de Arquitectos, etc., cuentan con una programación cada vez más independiente y abierta, y eso significa en la ciudad una necesidad de "civilizar" más la producción cultural. Se puede concluir que algunas instituciones han podido politizar las programaciones culturales.

2.Planteamientos culturales educacionales públicos de base para población joven. Dar cabida a más iniciativas ciudadanas en los foros institucionales. Formación de un espíritu urbano ciudadano. Mejora de horarios según público en museos o equipamientos culturales, con una oferta que abra incluso los lunes, aunque ello suponga reducir su capacidad de horas en otros días.

3.No en cuanto a tejido industrial, sino como a capacidad de ofrecer. No hay masa económica crítica cultural en Cádiz: la ciudad "más liberal del mundo" no tiene capacidad crítica sobre su contexto cultural y no ha generado una industria cultural. Ni siquiera el Carnaval la tiene. Ser Capital Iberoamericana de la Cultura significa conocer e identificarse con dicha cultura, y creo que lo que se ha hecho es identificarse, solo y al menos, las instituciones con los dirigentes de Iberoamérica: la ciudad como tal no ha tenido esa sensación. Salvo el FIT -que sí hace por aglutinar esa voz iberoamericana desde hace muchos años- no hay, apenas, una programación que difunda las cualidades de conexión iberoamericana de esta puerta de América. Las últimas exposiciones en Santa Catalina deberían haber estado en lugares mas céntricos, por ejemplo, como lo fueron la instalacion de Rodin o de Sebastian. Veremos si el Bicentenario será capaz o no de mejorar la capacidad de conocimientos, crítica y cultura iberoamericana de la ciudad. Habría que hacer una evaluación antes y otra despues. Si no hay capacidad económica para generar empleo, siendo el cultural un yacimiento propicio, al menos debería quedar algo para industrias o tejidos culturales, y no veo que haya muchos emprendedores económicos.

Darío Bernal Casasola. Profesor de Arqueología de la UCA

1.La considero dinámica, diversificada y centrada especialmente en el mundo del espectáculo y de las artes escénicas. No obstante a nivel de usuario se advierte una atomización notable, de manera que cada entidad desarrolla sus programas de manera unilateral, sin conexión con las demás. Sería deseable disponer de un único foro cultural de distribución de todas las iniciativas, independientemente del cariz y color político de cada administración.

2.Aquellas relacionadas con la promoción de los aspectos marítimos y con la cultura del mar. Cádiz ha sido siempre una ciudad portuaria y marinera, y actualmente vive de espaldas al mar, pues ni siquiera es accesible su puerto, salvo eventos concretos. Propondría una programación específica sobre la promoción para el ciudadano de todo aquello relacionado con el mar, desde la pesca, el buceo, la biología marina, la historia, la arqueología marítimas...

3.La ciudad de Cádiz ha cambiado notablemente en la última década, habiéndose dotado de equipamientos diversos y de una moderna oferta turística, incluyendo la rehabilitación de buena parte del casco histórico, con su consecuente modernización. No sé si suficiente es la palabra, pero actualmente la ciudad dispone de una oferta atractiva y sólida como para acoger la capitalidad. Únicamente será necesario como decimos un esfuerzo de coordinación entre los agentes involucrados en la gestión patrimonial y turística, a todos los niveles, para conseguir optimizar los recursos disponibles.

Rafael Benot. Galerista

1.Se trata de una programación abundante y notoria, si bien no podemos hacer comparativas con las grandes urbes, Cádiz cuenta con programas en su calendario de primer nivel.

2.Quizás más que áreas podríamos hablar de metodologías y estrategias de acercamiento de la cultura a la ciudadanía. Cádiz posee una programación abundante en cuanto a materia cultural se refiere, sin embargo aún no existen unos hábitos de consumo cultural generalizados. Por otra parte deberíamos prestar más atención al público infantil, quienes al fin y al cabo se sitúan como el verdadero usuario del mañana.

3.Aún tenemos mucho que hacer al respecto. En líneas generales no es buen momento para la industria cultural en ningún sitio, pero un evento de estas características puede ayudarnos a potenciar recursos y cambiar algunas carencias en verdaderas fortalezas.

Jesús Lebrero. Editor-jefe de Absalon

1.Encuentro la oferta insuficiente, poco divulgada y participativa.

2.En su actividad cultural, pienso que se debería tener más en cuenta el patrimonio histórico-artístico con el que cuenta la ciudad. Si se aprovechara la cultura podría ser un motor económico más de la ciudad, algo que nos hace mucha falta.

3.Por diversos motivos, pienso que se nos ha pasado el tren. Cádiz cuenta con tejido e industria cultural suficiente. La pregunta debería ser: ¿lo tienen en cuenta las instituciones? No es solo cuestión de dinero, sino también de imaginación.

Hassan Bensiamar. Pintor

1.Creo que no se hace todo lo que se debe. Es necesaria una mayor y mejor calidad. No sé si influye mucho la política, pero me jode que se anteponga la ideología a los intereses de los ciudadanos, en la cultura y en todo. A veces se prefiere hacer chapuzas. Creo que son necesarias ideas nuevas.

2.Personalmente, me acuerdo del trabajo que se hizo hace ya muchos años en los centros de El Bidón y La Viña, que funcionaban muy bien, que acercaban la cultura a los barrios. Esta iniciativa se eliminó, aunque funcionaba bien. ¿Por qué? Si el político anterior me ha legado algo que funciona, ¿por qué se quita? También la litografía Müller, que se quedó en Cádiz por deseo de la familia aunque los catalanes ofrecían más dinero. ¿Por qué está en un museo muerto? Existía un proyecto, y no se ha respetado. Si estuviera funcionando se podrían editar algunos carteles en tiradas de lujo: 500 ó 1.000. O las esculturas del Paseo Marítimo, que llevan mucho tiempo allí. Se podría seleccionar alguna, la que vaya mejor con el entorno, ¿pero todas? Luego, creo que es necesario apostar por la modernidad, sin abandonar lo antiguo. Brindo una idea: cuando una cuadrilla de cargadores ensaya con el paso en la calle, podrían llevar arriba alguna escultura modernista, una interpretación de la imagen que va a procesionar en Semana Santa, con las medidas de alturas similares para que puedan ensayar en algunas calles. Sería algo innovador.

3.Cádiz tendría que tener más apoyo del entorno. Y algunas ideas más para esa capitalidad. Me pregunto por los depósitos de Tabacalera en Loreto, que son una mina y tienen inmensas posibilidades. Creo que tendrían que albergar la Facultad de Bellas Artes, y aún quedaría espacio para muchas más cosas. Me parece, asimismo, que además de acercarse a Iberoamérica, nuestra ciudad, Cádiz, tendría que aprovechar para acercarse a África, que no es tan distinta de América como pudiera parecer. Tiene muchas semejanzas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios